Vladímir Putin, presidente de Rusia.

Vladímir Putin, presidente de Rusia. Invertia

Energía

Limitar el precio del petróleo de Putin a 70 dólares "domará" el mercado del crudo: bajará el coste de los combustibles

El grupo de los siete países más poderosos del planeta ha decidido 'topar' el precio del petróleo ruso en 70 dólares el barril, ¿qué consecuencias tendrá?

24 noviembre, 2022 03:20

La decisión del Grupo de los Siete países más poderosos del planeta (G7) para limitar los precios del petróleo de Rusia a 70 dólares el barril, junto con la prohibición de importar petróleo ruso por mar de la Unión Europea (UE), podría repuntar ligeramente los precios de la materia prima... pero no será duradero.

"Ahora mismo, a lo que está cotizando el crudo Ural es 20 dólares por debajo del Brent. El tope que propone el G7 es más caro que el precio de mercado", explican fuentes de sector petrolífero español.

Además, de fijarse finalmente en esa barrera, también estaría mucho más alto que el coste de producción ruso.

[La UE prepara nuevas sanciones contra Rusia: podría poner un 'tope' al precio del petróleo ruso como el del G7]

"También tiene que ver con la cotización del crudo que se ha desinflado un poco por las expectativas de crecimiento de las economías. Hay muchos factores influyendo como para hablar a ciencia cierta de las consecuencias", añaden.

El acuerdo entre Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido podría no aplicarse con rigor, según explica Simon Watkins, vendedor sénior de FX en Oilprice.com. "El G7 no quiere detener todas las exportaciones de petróleo de Rusia, sino limitar la cantidad de ingresos que puede obtener de cada barril. Así que, a corto plazo, Rusia podría asegurar al menos las tres cuartas partes del petróleo a los compradores de costumbre".

Cae el precio del petróleo

"Los precios del petróleo han disminuido significativamente durante la última semana, cayendo temporalmente por debajo de los 80 dólares por barril en América del Norte", explica Norbert Rücker, jefe de Economía e Investigación de Próxima Generación de Julius Baer. El Brent también ha caído: solo en un día ha bajado hasta los 84 euros/barril, más de un 4%.

"El panorama general permanece prácticamente sin cambios. La situación del suministro continúa mejorando gradualmente con el aumento visible del almacenamiento de petróleo en América del Norte, Europa y, anecdóticamente, en Asia", añade Rücker.

[El petróleo cae más de un 4% mientras el G7 estudia topar el crudo ruso a un precio de entre 65 y 70 dólares]

"El estancamiento económico de China y los desafíos de la pandemia pesan sobre la demanda interna de petróleo en el gigante asiático. Hay excedente de petróleo nacional que queda disponible para los mercados globales y alivia la escasez de productos petrolíferos en otras partes del mundo", continúa.

Julius Baer señala que Europa está corriendo para obtener suministros de diésel ruso antes de que se cierre esta ruta comercial, ya que el embargo se activa en el mes de diciembre.

Pero, en América del Norte, la perforación de nuevos pozos petrolíferos está ya en velocidad de crucero. Aún así, la producción de petróleo de esquisto va a un ritmo más lento que en años anteriores, limitado por la escasez de mano de obra y equipos. 

"Es probable que la geopolítica agregue fricciones e incertidumbre en torno a los suministros de petróleo a corto plazo. Incluso bajo un esquema de embargo o tope de petróleo, creemos que el petróleo ruso continuará fluyendo en cantidades significativas hacia Asia", señala Norbert Rücker.

El nuevo crudo iraquí-iraní

"La decisión del G7 va a transformar los circuitos de exportación de petróleo, buscando los que están al margen de las sanciones occidentales", continúa Simon Watkins.  "A día de hoy el precio del petróleo Ural ya se vende con descuentos (cotiza por debajo de los 60 dólares) y, por lo tanto, la idea del precio máximo debería encontrar pocos patrocinadores y solo debería tener un impacto marginal en los mercados".

Pero la ruta comercial más larga complica la logística al absorber más barcos. En su opinión, este asentamiento del mercado del petróleo debería persistir, y los suministros continuarán.

[Grandes petroleras ‘disfrazan’ el crudo ruso como letón para poder venderlo en los países de la Unión Europea]

En primer lugar, está la cuestión de cuántos barcos puede asegurar Rusia para transportar su petróleo. La industria petrolera de EEUU y la UE cree que Rusia podría asegurar en muy poco tiempo al menos las tres cuartas partes de su petróleo a los compradores tradicionales, y hasta el 90%, en unas pocas semanas, al resto.

Antes de la invasión de Ucrania, según cifras de la AIE, Rusia exportaba alrededor de 2,7 millones de barriles por día (bpd) de crudo a Europa, y otros 1,5 millones de bpd de derivados del petróleo, en su mayoría diésel. En términos más generales, las exportaciones mundiales totales de petróleo ruso fueron de 7,8 millones de bpd.

Por lo tanto, utilizando el rango de escenario probable, los mercados mundiales de petróleo solo perderían entre 0,78 millones de bpd y 1,95 millones de bpd de los niveles de petróleo ruso anteriores a la invasión de Ucrania, incluso con el tope establecido, independientemente de todos los demás factores.

En segundo lugar, el corredor Rusia-Irán-Iraq-China también ofrece varios otros mecanismos para mover petróleo fuera de las sanciones. Irán no tuvo más remedio que desarrollar sus propios métodos para eludir las sanciones de 1979. De hecho, se ha vuelto tan experto que ya es una cuestión de orgullo nacional. 

No sería la primera vez. Cuando comenzó la invasión rusa en Ucrania, ya se hablaba de que las grandes petroleras ‘disfrazaban’ el crudo ruso como letón para poder venderlo en los países de la Unión Europea. Las expectativas de que se haga con otras rutas, harán que los mercados no se tensionen, pero el G7 conseguirá su objetivo: que Rusia ingrese menos por la venta de sus hidrocarburos.

Guerra Rusia -Ucrania