El conseller de Economía, Jaume Giró, durante una sesión plenaria, en el Parlament de Cataluña, a 29 de junio de 2022, en Barcelona.

El conseller de Economía, Jaume Giró, durante una sesión plenaria, en el Parlament de Cataluña, a 29 de junio de 2022, en Barcelona.

Energía

La Generalitat de Cataluña cree que "no es realista" acotar a nueve meses la construcción del MidCat

Ha pedido hacer una "aproximación realista" de los plazos del proyecto.

13 agosto, 2022 17:22

El consejero de Economía y Hacienda de la Generalitat, Jaume Giró, ha asegurado que "no es realista ni responsable" acotar a entre ocho y nueve meses el plazo de construcción del gasoducto MidCat a su paso entre los Pirineos y España.

Lo ha afirmado en declaraciones a TV3 recogidas este sábado por Europa Press, día en que el ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, ha afirmado que la parte española del gasoducto puede construirse en ese tiempo, algo que también sostuvo la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.

Todo ello después de que el pasado jueves el canciller alemán, Olaf Scholz, se ha pronunciado este jueves a favor de un gasoducto que transporte gas desde Portugal y a través de España y Francia hacia el resto de Europa, para cortar la actual dependencia del gas ruso.

[EDITORIAL: Scholz pone la primera piedra del 'South Stream 1' ibérico]

Ha pedido hacer una "aproximación realista" de los plazos del proyecto, que considera que conforma una solución parcial como alternativa al suministro de gas ruso a medio plazo porque es, en sus palabras, extremadamente complejo y está pendiente de las aprobaciones de distintas instituciones francesas y europeas.

Aunque ha remarcado que el Govern está a favor de la construcción del mismo, Giró ha insistido en que "no será ni fácil ni rápido" y que la capacidad de transporte del gas será limitada respecto al consumo total de gas en Europa.

Ha concretado que la capacidad de transporte será de 8.000 millones de metros cúbicos al año (bcm), cuando la demanda europea asciende a 489.000, y ha argumentado que para Francia "no es una prioridad", puesto que el país produce el 70% de su electricidad mediante las energías nucleares.