La industria fotovoltaica española pide no depender de China para la producción de paneles solares

La industria fotovoltaica española pide no depender de China para la producción de paneles solares Laura Ojea

Energía

La industria fotovoltaica española pide no depender de China en la producción de paneles solares

Creen que no se debe basar la transición energética en lo que decidan terceros países. 

25 octubre, 2021 05:30

Noticias relacionadas

La industria fotovoltaica española es una de las referentes en todo el mundo. Sin embargo, sigue dependiendo de un solo país, China, en uno de sus primeros eslabones de la cadena de valor: los paneles solares. Y en un contexto de encarecimiento de materias primas, de falta de silicio o de retrasos en los fletes, lleva a reflexionar si no es posible concentrar todo el tejido industrial en la Unión Europea, desde la extracción de materias primas hasta la conexión a red de un parque solar. 

"El coste de la materia prima para los trackers (acero) en la producción es más del 40% y el cobre también pesa. Los precios no pueden ser los mismos que antes. Los costes logísticos son 3-4 veces más altos que los precios medios de los últimos 10 años", explica Raúl Morales, CEO de Soltec durante un debate en el VIII Foro Solar de UNEF, la asociación fotovoltaica.

La subida de los precios "afecta a nuestros clientes e inversores", apunta por su parte, José Luis Moya, CEO de Ric Energy. "Lo relevante aquí es si esto es temporal o permanente. Pensamos que es transitorio, pero no esperamos que acabe hasta finales del próximo año. De hecho, ya se han visto afectado las cadenas logísticas mundiales, pese a los programas de recuperación tras la Covid, que han puesto mucho dinero en circulación".

Falta de tejido industrial

"Es importante dónde se produzca", señala Yves FiguerolaVP Global Sourcing & Supply Chain de NEXTracker. "Empieza a ser más importante la logística que la producción, que al fin y al cabo, se puede hacer en cualquier país". 

Pero "nadie va a invertir en Europa en capacidad industrial sin un plan de desarrollo estable de la capacidad. Los últimos meses nos hacen ver que no es sencillo conocer en qué situación vamos a estar el año que viene". 

"El incremento de los precios todavía no hemos llegado al máximo, a partir de febrero o marzo se podrán reducir los 30 céntimos que cuesta ahora, y una subida de otros 5 en los próximos meses. Los fletes han influido más que el incremento de las materias primas", apunta Omar González, CEO de Exiom Group.

"El silicio es el petróleo de hoy en día", continúa el CEO de Soltec. "La crisis del 73 del petróleo cambió el paradigma mundial. Antes dependíamos de países productores de petróleo, y ahora de China".

Por eso, en su opinión, "hay una dejadez de Occidente, tanto de Europa como de EEUU. Hemos dejado la transición energética en manos de un país extranjero que además no es democrático y sin embargo, no hay nada que estén haciendo ellos que no podamos hacer nosotros".

"No debemos basar nuestra transición energética en lo que decidan terceros países. La energía solar es la más barata del mundo en 80% de la población mundial, y no es que en China la mano de obra sea más barata, porque en el caso de la fabricación de módulos solares está ya casi todo automatizado. En una fábrica puede haber como mucho doce personas".

Así que, todos los expertos coinciden en preguntarse que por qué se usan los fondos de recuperación de la UE para desarrollar hardware. "Lo que tenemos que hacer es reindustrializar. Tenemos que tener un porcentaje muy alto de industrias estratégicas. Solo hay que crear un tejido industrial que finalmente ofrezca fabricación europea", continúa Raúl Morales.

Una afirmación que corrobora el responsable de Exiom Group. "Nosotros tenemos la fábrica en China y está todo robotizado, pero nuestra maquinaria es europea". El problema es que los componentes que se necesitan para hacer el panel, el wafer, no se produce en Europa.

De hecho, en el pasado, con una incipiente industria de fabricación de paneles en España, se tenía problema con los proveedores de otros componentes.

"Solo había un fabricante de vidrio y nos veíamos comprometidos en las entregas si se retrasaban en las suyas", dice Omar González. "Necesitaríamos proveedores de multitud de componentes que no tenemos: plástico, vidrio, etc., varios proveedores en Europa de cada componente. La diferencia está en el tejido industrial. Es incomparable china con Europa en ese sentido".

La planificación, fundamental

"Viendo lo que sucede con la logística y los precios del transporte, creo que somos competitivos desde España. Lo que ocurre es que necesitamos una planificación a nivel europeo. Es imposible dimensionar fábricas, capacidad productiva y saber cuál es el tamaño de mercado que vamos a tener que atender en los próximos meses, sin saber cuáles son los planes de la UE", añade Cristopher Atassi, CEO Gonvarri de Solar Steel.

"Tenemos que poner en valor la industria nacional y tener orgullo de una industria muy potente porque nuestros trabajadores están en empresas de todo el mundo", continúa el responsable de SOLTEC.

"Lo tenemos todo: expertise, profesionales, tecnologías, solo nos falta una política de fomento del contenido local. Hay que dar trabajo local e instalar componentes españoles, ayudar a la exportación y planificación. En el caso de los concursos de capacidad se debería tener prioridad quien tiene contenido local y quien dice local dice europeo. No es lo mismo traer paneles solares a pocos kilómetros y además fabricarlo con energía fotovoltaica que hacerlo con carbón, mano de obra esclava y a más de 15.000 km de distancia", concluye.