La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera,  y la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero .

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, y la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero .

Energía

El Gobierno se abre a mantener suspendidos los impuestos a la luz en 2022

Los analistas consideran que el Ejecutivo no perderá ingresos a pesar de esta medida, puesto que el precio de la electricidad no dejará de subir en los próximos meses. 

8 octubre, 2021 02:29
Eduardo Ortega Socorro Laura Ojea

Noticias relacionadas

El Consejo de Ministros ha aprobado este jueves el anteproyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2022, unas Cuentas que rompen varios récords de gasto público. Todo ello amparado, en buena medida, en la recuperación económica y en el incremento de la recaudación tributaria, que será de un 8%.

Con todo, este pronóstico es conservador, puesto que el Gobierno ya valora la posibilidad de mantener el próximo año el recorte de impuestos que se está aplicando en la factura de la electricidad. 

Según ha podido saber EL ESPAÑOL-Invertia, el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha elaborado su pronóstico recaudación fiscal de manera muy "prudente". Las cifras previstas y exhibidas en público podrían haber sido mucho mayores. Pero el constante incremento del precio luz y la eventual necesidad futura de retomar medidas fiscales han limitado los cálculos del Ejecutivo. 

De hecho, ante la constante subida del precio de la electricidad (este jueves se volvió a romper el techo histórico de costes, con 300 euros/MWh) el Gobierno ya baraja prorrogar y extender la vigencia de la rebaja de impuestos que hay respecto sobre la factura de la luz.   

Así, las rebajas fiscales temporales del Gobierno para que baje la factura de la luz, fijadas hasta el 31 de diciembre, podrían reactivarse durante los primeros meses del año. Y más allá.

Impuestos

De ser así, se tendría que contabilizar la reducción del IVA (del 21% al 10%), el descuento del impuesto de la electricidad (del 5,11% hasta el 0,5%) o la contribución esperada de 2.600 millones de euros por parte de las eléctricas procedente de los denominados 'beneficios caídos del cielo'.

También se dejaría de recaudar el impuesto del 7% a la generación eléctrica (que quedaría suspendido), que repercute directamente sobre la cuenta de resultados de las compañías propietarias de todo tipo de centrales eléctricas y parques renovables.

¿Qué cantidad de recaudación, en millones, se podría ver afectada? En un principio, el sindicato de los técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) estimaron que la bajada del impuesto sobre la electricidad del 5,1% al 0,5% costará 380 millones de euros en la recaudación del último cuatrimestre de este año. Pero con los altos costes de la energía (gas y electricidad) esos datos podrían variar.

Tampoco salen las cuentas en la reducción del IVA. Gestha calculó que podría lograrse una rebaja de unos 1.700 millones para los hogares en cómputo anual, aunque ya vaticinaron que no se garantizaba que esa bajada del IVA no fuese compensada con nuevos aumentos en el precio del kilovatio.

Y así es. El aparente gran esfuerzo fiscal que el Gobierno está realizando con el recorte de impuestos en la factura de la luz para compensar la escalada de precios en el mercado mayorista no va a resultar tal. Según las previsiones, pese a estas medidas, el Estado ingresaría este año incluso más que años anteriores. Y esta teoría también se aplicaría en 2022

Previsiones

En las previsiones del grupo de Impuestos Especiales, en el que se ubica el impuesto a la electricidad y a los hidrocarburos, se espera que los ingresos sean de 21.843 millones de euros, un crecimiento del 8,2%

Respecto a las previsiones de recaudación fiscal oficiales a día de hoy del Ejecutivo, prevén que el impuesto que más crezca sea el de Sociedades, con 24.477 millones de euros, un 11% más. Aquí ya estará en funcionamiento el tipo mínimo del 15% para las empresas que facturen más de 20 millones al año (que se espera que logre 400 millones extra). 

Con todo, el impuesto fundamental va a seguir siendo el IRPF, que crecerá un 6,7%. El IVA también tendrá una evolución considerable: recaudará un 75.651 millones, un 9,5% más.