Firma de un contrato.

Firma de un contrato.

Energía

El precio de los PPAs eléctricos en España, en caída libre pese a la subida récord en el mercado mayorista

El mercado de los contratos bilaterales a largo plazo de compraventa de electricidad no termina de arrancar pese a unas condiciones inmejorables.

22 junio, 2021 01:16

Noticias relacionadas

Los PPAs (power purchase agreement en inglés) en España no terminan de despegar. Pese a que es uno de los instrumentos más extendidos por todo el mundo para que generadores y consumidores de electricidad puedan asegurarse el precio y el suministro de energía, en nuestro país no se consiguen firmar más contratos bilaterales.

"Este año se están dando unas condiciones muy buenas, porque en el mercado mayorista los precios del MWh están muy altos mientras que en las negociaciones bilaterales están bajando", explica a Invertia Carlos Tello García, director responsable de Operaciones (COO) de Exus Management Partners, firma independiente de inversión y gestión de activos especializada en el sector de la energía renovable.

"Los PPAs son un producto win-win, es una casación que no se cierra si las dos partes no están de acuerdo".

Precios eléctricos a la baja

Pese al impacto coyuntural de los precios récord históricos del pool (mercado mayorista), que comenzaron su escalada en el mes de marzo y se prevé que continúen al alza en el verano, en realidad las proyecciones a largo plazo son a la baja. 

"El mercado ha cambiado mucho en estos últimos años. Comenzamos con los feed-in-tariff y ahora es un modelo merchant, donde el único riesgo que hay es el mercado", señala el experto.

El problema es que casi todo el volumen de proyectos renovables que se esperan instalar en España en los próximos años necesita financiación. "Y el riesgo que se percibe en la banca, los inversores y los partners es muy alto, de ahí la necesidad de buscar PPAs para asegurarse un precio y una rentabilidad". 

"Desde Exus Management Partners hemos ayudado a las empresas a reducir esos riesgos con todo tipo de modelos de PPAs, a corto, medio o largo plazo, con diferentes coberturas, con cláusulas personalizadas para cada caso", añade.

"No es lo mismo un player financiero, industrial o una utility y, por eso, proponemos soluciones diferentes para reducir al máximo el riesgo", añade. 

PPAs que caen a 35 euros

La tendencia, según los analistas, es que los precios de la electricidad van a bajar por la incorporación masiva de las renovables al mix eléctrico. En OMIE Data, se puede observar el largo plazo.

"Si se estudia la evolución para el año que viene, se puede comprobar que los futuros sitúan los precios a 66 euros/MWh y, en 2028, caen hasta los 33 euros/MWh".

La incertidumbre por esos precios tan bajos para la próxima década han empujado a firmar PPAs por debajo del umbral de los 40 euros y eso no gusta a los inversores. "Hay mucho potencial pero no se están firmando tanto PPAs como debería", dice Tello García. 

"No hay tanto interés por parte de los compradores, no se quieren comprometer a largo plazo, a diferencia de los promotores, que necesitan de esos contratos. En otros países esto no ocurre, por ejemplo, en México, donde es la generalidad".

De hecho, este año 2021 podría ser un buen momento para que los consumidores puedan firmar contratos bilaterales de compraventa de electricidad porque "ya se están cerrando a 35 euros e, incluso, en algunos casos por debajo". 

ASG para las tecnológicas

Otro de los aspectos que podrían impulsar este mercado son los criterios ASG (ambientales, sociales y de gobernanza). "Hay muchos players que han estado comprando garantías de origen porque era obligatorio, pero está evolucionando". 

Se refiere a las grandes tecnológicas como Amazon, Apple o Facebook, que están buscando una alternativa. "Ya no quieren esas garantías si no van acompañadas de una firma de un PPA", añade el responsable de Exus.

El boom podría estar en las plantas fotovoltaicas que además puedan ofrecer autoconsumo. Los grandes consumidores podrían ver esta solución como alternativa para reducir los costes energéticos y, además, ofrecer sus excedentes mediante una firma PPA. "Conforme se vaya sofisticando el sector, este instrumento dejará de estar focalizado o en manos de comercializadoras para extenderse a otros agentes".