Importaciones de crudo

Importaciones de crudo

Energía

El petróleo subirá por encima de los 70 dólares pero será un repunte temporal por EEUU

Los analistas advierten de una recuperación del precio del petróleo por la ola de frío en Texas y la mejora de la movilidad mundial.

24 febrero, 2021 12:38

Noticias relacionadas

Los analistas coinciden en que se espera un repunte del precio del petróleo en las próximas semanas y podría superar los 70 dólares el barril. Según Carlos Balado, profesor de OBS Business School y director de Eurocofin, la subida del precio del petróleo responde a la expectativa de que se puede producir un “superciclo” alcista en los próximos años.

"Partimos de un hecho básico: que esta subida se produce desde un nivel muy bajo del precio de las materias primas. De hecho, es probablemente uno de los niveles más bajos en comparación, por ejemplo, con la Bolsa norteamericana".

Sin embargo, señala que el hecho de que las materias primas hayan estado tan bajas responde, entre otras cosas, a que no existe inflación. Para que suban tiene que haber inflación y para ello tendría que producirse un crecimiento de la economía.

Aún así no es ahora el factor más importante. Lo importante de esta subida reside en que, como consecuencia de las inyecciones masivas de liquidez y los planes de estímulos para combatir la Covid, se ha disparado la oferta monetaria y nunca ha habido tanta liquidez en el mundo buscando activos en los que invertir. "Estos estímulos fiscales, que solo en EEUU ascienden a 1,9 billones de dólares, van a impulsar el consumo justo en el momento en que la industria del petróleo ha dejado de invertir en producción nueva y por lo tanto existe un desajuste entre la oferta y la demanda de petróleo". Por eso el analista cree que habrá una subida.

Ola de frío en Texas

Por su parte, Norbert Rücker, director de economía e investigación de próxima generación del banco suizo Julius Baer, señala en su análisis que la recuperación del mercado del petróleo parece muy avanzada, sobre todo gracias a vientos de cola extraordinarios como el congelamiento profundo de Texas la semana pasada, que redujo los suministros.

El estado de ánimo cada vez más alcista del mercado debería seguir generando vientos de cola en el corto plazo, probablemente empujando los precios temporalmente por encima de los 70 dólares a mediados de año. "Nos ceñimos a nuestra visión constructiva por el momento. Sin embargo, a largo plazo, somos escépticos de que tales niveles de precios persistan, ya que el esquisto y el petróleo de la petronación deberían regresar eventualmente", señala.

Para el analista, se prevé que la fuerte dinámica de la demanda reducirá aún más la oferta hacia mediados de año, sobre todo a medida que la actividad de viajes y ocio se recupere con fuerza. Mientras tanto, la dinámica de la oferta parece tardar más en desarrollarse, pero los importantes volúmenes de petróleo mantenidos artificialmente al margen del mercado finalmente regresarán.

Con los niveles actuales de precios del petróleo de alrededor de 65 dólares/barril, la perforación y producción de esquisto debería acelerarse. La cohesión de las petro-naciones mostrará grietas, probablemente con la reapertura de la brecha entre Arabia Saudita y Rusia en la estrategia de participación de mercado, allanando el camino para más exportaciones.

Las tensiones entre Irán y Estados Unidos disminuyen, pero los suministros de petróleo del primero finalmente regresarán en algunas partes. 

La Covid y la descarbonización

Por último, Bank of America (BofA) explica que antes de la pandemia la demanda global de petróleo era de unos 100 millones de barriles al día, el año pasado cayó hasta una media de unos 90 millones diarios y en el mercado no se cree probable que vuelva a los niveles previos a la pandemia hasta 2022. 

No será posible hasta que las vacunas permitan y hagan posible que se reanuden de manera generalizada los viajes por aire de larga distancia. Por tanto, mientras que no exista la certeza de que el consumo vaya a aumentar hasta donde se necesita, los precios se irán ajustando a la situación.

Es importante tener en cuenta también que a futuro todos los países cuentan con planes de descarbonización, planes para crecer en la economía verde, lo que también es un condicionante de los precios del petróleo. De hecho, algunos inversores consideran que la tendencia a largo plazo será que la economía verde vaya implantándose y por tanto los precios del petróleo bajen.   

"Vemos un Brent promedio de 60 dólares/bbl en 2021 con un tope de 70 dólares. En junio del año pasado argumentamos que los precios del crudo Brent promediarían 50 dólares/bbl en 2021 y posiblemente subirían a 60 dólares/bbl para el 2T21 a medida que la movilidad global comenzara a recuperarse".

Tres ideas clave respaldaron la opinión de Bank of America en ese entonces: la proyección de algunas compañías farmacéuticas de que las vacunas Covid-19 podrían estar disponibles para el 1T21, la convicción de que el acuerdo OPEP + se mantendría firme después de la agitación en marzo de 2020 y la expectativa de que se producirían nuevos cierres. ser escalonado y regional, en contraposición a sincrónico y global.

Por último, a largo plazo, los analistas coinciden en que hay tres factores principales que deberían seguir respaldando la recuperación del precio de la energía: (1) la mejora de los fundamentos de la oferta / demanda de micro-petróleo, (2) un estímulo fiscal y monetario global sin precedentes, y (3) una posición externa más sólida en China, el país más grande del mundo en exportación de productos básicos.

De cumplirse estas premisas, el Brent podría situarse entre 50 y 70 dólares/bbl hasta 2026, e incluso podría subir hasta los 100 dólares/bbl a partir de ese período.