Distribución

Telepizza materializa la salida de su cúpula directiva y abre una nueva etapa convulsa

Se trata de “salidas forzadas en la mayoría de los casos” que responden a los “nuevos tiempos”.

28 mayo, 2021 01:59

Noticias relacionadas

“Nuevos tiempos”. Con esa frase resume una fuente cercana a Telepizza la salida de la cúpula directiva tras la toma de control por parte del fondo KKR. Esta semana, a través del Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme), se materializaba la revocación como consejero delegado de Pablo Juantegui de la sociedad.

No obstante, su salida no es definitiva, al menos por el momento, ya que se queda como presidente no ejecutivo. Le sustituye como consejero delegado Jacobo Caller.

Otros cargos de la cúpula sí han salido de la compañía. Manuel Loring, consejero delegado de la empresa en la región EMEA; Fernando Frauca, consejero delegado para Latinoamérica e Ignacio Barrajón, director de Operación, que se incorpora como nuevo consejero delegado de Papa Johns, tal y como adelantó ‘El Economista’ y han confirmado fuentes a este medio.

Se trata de “salidas forzadas en la mayoría de los casos”, según explican fuentes cercanas a la empresa a Invertia, que responden a los “nuevos tiempos” que traen el diseño de un nuevo plan y una nueva estrategia en una época bastante convulsa para la empresa de pizzas que ha tenido que aplazar algunos de sus proyectos y necesitar financiación extra. 

En estos “nuevos tiempos” la compañía anunció su cambio de nombre en verano de 2020 por el de Food Delivery Brands. El objetivo era abordar un cambio de imagen que le permitirá impulsar su posicionamiento y reconocimiento a nivel internacional como grupo multimarca.

Junta de accionistas

Dicho cambio fue ratificado en la junta del verano pasado. En esta misma, se aprobó el nombramiento de tres nuevos consejeros, Gabriele Questa (KKR), David Duggins (Newstate Partners) y Christian Digemose (EY), así como la reelección de Pablo Juantegui y la sociedad Tasty, para formar parte del Consejo por un plazo de cuatro años.

Pero la cosa ha cambiado en la última junta, celebrada este 26 de mayo, donde se ha dado luz verde a la salida de Pablo Juantegui de su consejo de administración. Ahora estará formado por tres miembros: Jacobo Caller como consejero delegado, cuyo nombramiento se hizo efectivo el 1 de marzo, y Víctor Culebras y Cabriele Questa como consejeros de KKR (que tiene un 84,3% a través de Tasty Bidco).

Pablo Juantegui.

Pablo Juantegui.

Juantegui seguirá vinculado a la compañía como presidente no ejecutivo de la matriz, Tasty Bidco.

De esta forma, Pablo Juantegui da un paso a un lado en Telepizza a pesar de que su figura ha sido muy importante para la recuperación de la compañía. Este vasco aterrizó en la empresa de restauración en 2009, años marcados por la crisis económica y las necesidades de renovación del negocio de la pizza.

Su gestión permitió dar la vuelta a los resultados, reducir deuda y acelerar la expansión internacional. Y en España consiguió el hito de expandirse en poblaciones de menos de 30.000 habitantes.

Época difícil

Pero el futuro que se abre ahora es un tanto incierto y marcado por los efectos de la pandemia. Telepizza llegó a asegurar que perdía 10 millones de euros al mes por las restricciones de la Covid en España. 

De ahí que los resultados no hayan sido positivos. La compañía registró unas pérdidas de 161,5 millones de euros por el impacto de la Covid en 2020. No obstante, cerró con un ebitda ajustado de 30 millones de euros y un crecimiento del 14% de las ventas a domicilio. 

A ello hay que sumar que Telepizza y Pizza Hut han cerrado la revisión del acuerdo que ambas compañías firmaron en mayo de 2018. Este establecía un ambicioso plan de 1.300 aperturas en 10 años para la compañía española. Ahora, se ha extendido un año más, hasta los once años. Además, se ha revisado la distribución geográfica de esas aperturas.

En diciembre de 2020 recibió un balón de oxígeno. La compañía de restauración consiguió un crédito de 82 millones de euros concedido por Santander y que cuenta con el aval del ICO a un plazo de cinco años y un interés anual del 3,75%.