Los envases de plástico de un solo uso serán gravados fiscalmente, ha anunciado la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, tras aprobar el Gobierno el arranque de una norma que limitará duramente esos productos y cuyo texto endurece el régimen sancionador en tema de residuos.

El Consejo de Ministros ha dado luz verde hoy al anteproyecto de ley de Residuos y Suelos Contaminados que incluye el reto de poner coto a los plásticos de un solo uso, la Estrategia Española de Economía Circular para recortar el 15 % la generación de residuos en 2030 y un real decreto que mejora el control de traslados de los residuos.

Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Ribera ha explicado los detalles de esta nueva norma en cuyo texto se incluye que, para los recipientes de plástico de un solo uso, el tipo impositivo del nuevo impuesto indirecto será de 0,45 euros por kilogramo de envase, una medida con la que se estima una recaudación de cerca de 724 millones de euros.

Abuso de plásticos

Noticias relacionadas

La ley pretende introducir "novedades importantes", según explicó este lunes la Ministra de Transición Ecológica, Terea Ribera, en el ordenamiento jurídico, como por ejemplo, evitar el uso "abusivo" de plásticos de un solo uso que se acaban encontrando en las playas, en los mares, así como microplásticos en el agua en los sistemas de depuración.

"Son cosas que en el fondo en muchas ocasiones tienen poco sentido porque según abrimos, lo utilizamos y tiramos. Tenemos otras opciones para protegernos en el empleo, en el acceso a los bienes que consumimos", opina la vicepresidenta cuarta.

De este modo, ha indicado que entre los objetivos de la Estrategia figura la reducción en un 30% el consumo nacional de materiales en relación con el PIB; reducir un 15% la generación de residuos y rebajar "notablemente" la generación de residuos de alimentos en toda la cadena alimentaria.

Si bien, para ello se impondrán "algunas limitaciones" como la prohibición a partir de julio de 2021 de introducir en el mercado productos de un solo uso como platos, cubiertos, vasos de plásticos, pajitas o bastoncillos. "En general, cosas para las que existen otros materiales alternativos con mucho menos impacto ambiental", resume.

Reducir los envases

Asimismo, se prohibirá la introducción de los palitos destinados a sujetar globos, con excepción de los destinados a usos industriales y profesionales, y los recipientes y vasos para alimentos y bebidas hechos de poliestireno expandido, incluidos sus tapas y tapones.

Con el propósito de disminuir el consumo de envases, las administraciones públicas deberán aportar medidas para reducir su consumo de agua embotellada en sus dependencias con fuentes de agua potable y suministro de agua en envases reutilizables, sin perjuicio de que en los centros sanitarios y educativos se comercialicen envases de un solo uso.

Agua gratis en el bar

El sector de la hostelería y restauración tendrá que ofrecer siempre a los consumidores, clientes o usuarios la posibilidad de consumo de agua no envasada de manera gratuita y complementaria a la oferta del mismo establecimiento.

Del mismo modo, Ribera ha adelantado que la ley contempla también limitaciones a los cosméticos y detergentes con microplásticos o facilitar el que se reduzca la obsolescencia programada gracias a un buen diseño de los bienes, los electrodomésticos y los aparatos eléctricos que se utilizan.

Finalmente, la ministra ha manifestado que para este proceso se va a necesitar de la colaboración de las administraciones públicas pero también de la imaginación, de las ganas de innovar, de ahorrar en su estructura de costes de las empresas, de las que ha dicho que están "enormemente preparadas para ello, como también lo están los académicos, los investigadores y los jóvenes".