El grupo mexicano Caabsa (los Amodio), Epi Ultramar Energy y los minoritarios agrupados en Abengoa Shares han declinado realizar una oferta formal por Abenewco 1 tras haber realizado la respectiva due diligence y encontrarse con "riesgos no previstos" a la hora de presentar su declaración de intenciones hace un mes.

Noticias relacionadas

Según ha podido conocer Invertia, el grupo mantuvo hasta última hora su interés de hacerse con Abenewco 1, pero la ausencia de proyectos, las condiciones que impuso Abengoa y la situación de la compañía que afloró con la revisión de sus cuentas hicieron imposible que se mantuviesen unas condiciones mínimas de viabilidad para su proyecto. Finalmente los Amodio han acordado "desistir temporalmente en la intención de compra de Abenewco 1".

Como ya informó Invertia, los Amodio (dueños de OHL), el fondo EPI Ultramar Energy y los accionistas minoritarios agrupados en Abengoa Shares llevaban varios días analizando los resultados de la due diligence que en los últimos días realizó una revisión del estado de la compañía.

Las fuentes consultadas por este diario indicaban que la auditoría realizada por Pérez Llorca y KPMG concluyó hace dos semanas, por lo que en los próximos días el grupo inversor debía mover ficha para lanzar su oferta vinculante. 

La oferta preliminar la los Amodio -que no se ha concretado- incluía un rescate de 249 millones de euros del organismo estatal para capitalizar Abenewco 1 y creían que era preferible hacerse con el control de la compañía primero, para poder reestructurarla y, de esa manera, hacer más fácil la entrada de la sociedad pública.

Oferta de Terramar

Esta oferta presentada el 8 de abril incluia la compra del 70% de Abenewco 1, la filial de Abengoa que agrupa los activos más relevantes de compañía de infraestructuras. Esta propuesta ponía sobre la mesa 200 millones de euros, 135 millones en préstamos y 65 millones en instrumentos financieros.

La propuesta original garantizaba que los actuales accionistas de Abengoa se sumaran al proyecto y que se asegure la españolidad de la compañía. Una propuesta que significaba la continuidad de la empresa en España, el mantenimiento de los puestos de trabajo, la paz social al venir de la mano de los accionistas minoritarios y una gestión profesional aunada a una fortaleza comercial que asegura cartera futura para la empresa.

Con la salida de los Amodio y sus socios de la ecuación, Terramar se queda como el único interesado en Abenewco 1. Como ya informó este diario, la semana pasada el fondo presentó una oferta vinculante por los activos más importantes de Abengoa agrupados en Abenewco 1.

La propuesta presentó una gran novedad respecto a la primera oferta no vinculante presentada a mediados de marzo. En esta nueva documentación se propone una ampliación de capital tras la que Terramar aportaría 60 millones de euros (antes eran 50 millones) para quedarse con el 70% del capital de Abenewco 1.

Terramar también ofrece 60 millones de euros en préstamos, más avales y otros 80 millones de euros cuando lleguen los 249 millones de euros solicitados al fondo de rescate de la SEPI. La oferta no explica qué pasará si no llegan estos recursos públicos.

Liquidez a corto plazo

La primera oferta conocida el 17 de marzo consistía en proporcionar 150 millones de euros en forma de préstamo y 50 millones de euros en forma de aportación de capital a Abenewco 1.

El préstamo de 150 millones de euros se dividiría en dos desembolsos, uno inicial de 35 millones de euros que dotaría a Abenewco 1 de liquidez a corto plazo, y 115 millones de euros adicionales que estarían sujetos al cumplimiento de ciertas condiciones precedentes.

Una vez cumplidas, Abenewco 1 realizaría una ampliación de capital que subscribiría Terramar por un importe de 50 millones de euros, con el objetivo de llegar a ostentar el 70% del capital social de Abenewco 1.