José Manuel Del Puerto Rubén Escudero

Los fondos de inversión quieren y pueden arrimar el hombro con la recuperación post-Covid. En esta crisis, a diferencia de lo que sucedió en la anterior de 2008, tras la quiebra de Lehman Brothers, los fondos no han estado en el origen del problema (que ha sido más bien sanitario), sino que se encuentran del lado de las soluciones. Sus recetas para apuntalar la economía en los próximos años pasan por integrar decididamente la sostenibilidad y por financiar a las pymes, actividades necesarias y, por qué no decirlo, muy rentables de las que podrán aprovecharse los inversores.

Noticias relacionadas

Tras 12 meses de pandemia, las principales entidades de inversión coinciden al afirmar que, para implementar estas estrategias, solo vale la gestión activa y el asesoramiento financiero de calidad. Los fondos indexados o pasivos poco van a poder aportar. Así lo han hecho saber compañías como Mutua Madrileña, Bestinver o Trea Asset Management, entre otras muchas, durante el Observatorio de las Finanzas de EL ESPAÑOL e Invertia, un encuentro que ha reunido durante una semana a los principales actores del sector financiero en nuestro país.

“Esta vez, la prolongación de la responsabilidad social corporativa (RSC) va en serio hacia las inversiones sostenibles. Antes, algunas empresas lo teníamos más interiorizado en nuestro ADN y en otras era más estético, pero ahora el regulador va a obligar a que los flujos se reorienten hacia la sostenibilidad. Y en eso, las empresas de seguros vamos a estar en primera línea de vanguardia o, al menos, la Mutua lo va a estar”, asevera Ignacio Garralda, presidente del Grupo Mutua.

Ignacio Garralda, presidente del Grupo Mutua.

De hecho, y en sentido amplio, el máximo responsable de la aseguradora avanza que Mutua ha convocado un concurso para hacer una asesoría integral de los criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASG) dentro de la entidad. "En dos meses, tendremos integrado el componente ASG en todas las verticales de la Mutua”.

Este esfuerzo por ser más verdes y socialmente responsables da cuenta de todo el camino que ha recorrido la empresa española en temas de sostenibilidad. Un espectador de lujo son los fondos de Bestinver, que recientemente ha firmado los Principios para la Inversión Responsable (PRI) de la ONU y ya tiene armonizados los criterios ASG en sus estrategias de acciones, bonos e infraestructuras.

Evitar el 'ecopostureo'

La pieza clave que aporta la inversión sostenible no está respaldada solo por una tendencia de producto en los catálogos de las gestoras. Se apoya en cifras contundentes. Según los datos más actualizados de Spainsif, estas estrategias ya suman en España nada menos que 285.454 millones de euros. Solo en el último año, la cifra había engordado un generoso 36%.

Para Tomás Pintó, director de Renta Variable Internacional de Bestinver, esta decidida apuesta ASG en las carteras de inversión no es más que “coherencia con nuestra responsabilidad fiduciaria como inversores”. Con todas las cautelas para no caer en trampas de greenwashing o 'ecopostureo', defiende que siempre será positivo “apostar por compañías que quizá tienen que hacer inversiones que penalicen sus números a corto plazo, pero que a la larga crean valor”. Tanto para ellas como para la sociedad.

Tomás Pintó, director de Renta Variable Internacional de Bestinver. Esteban Palazuelos

Ante este escenario, el gestor de Bestinver señala que España juega con ventaja en este motor de la recuperación económica en la que tanto han incidido los planes de reconstrucción nacionales y europeos. Y es que no todo son malas noticias en medio del azote de la pandemia. "Estamos de enhorabuena -señala- porque el Ibex y las empresas españolas han sido líderes en sostenibilidad". Tanto que el índice rey de la bolsa española adelanta de largo al paneuropeo EuroStoxx 600 en esta materia.

Esta tendencia imparable busca -y consigue cada vez con más tino- conjugar la rentabilidad de las carteras con la generación de riqueza en todos los estratos de la sociedad. Algo en lo que el presidente de Renta 4 Banco, Juan Carlos Ureta, reivindica el papel de los asesores y gestores de inversión: “Solo el dinero bien utilizado genera riqueza”. Y eso incluye, por supuesto, el ahorro de los españoles que, según números recientes del Banco de España, se eleva hasta un 2,5% del PIB.

Mercados privados y las SPAC

Esta misma visión de largo plazo es la que lleva a Claudio Aguirre, presidente y coconsejero delegado de Altamar Capital Partners, a señalar hacia la aportación que los fondos de capital privado pueden tener en la financiación y profesionalización de las empresas españolas. Especialmente de las pymes que constituyen la mayor parte del tejido corporativo nacional. Y “con miras más amplias que pensando en los resultados del próximo trimestre”, subraya para enfatizar la creación de valor de largo recorrido.

Además, la munición de los fondos de inversión para arrimar el hombro en estos tiempos difíciles acaba de estrenar una nueva arma. Se trata de las empresas de adquisición de propósito especial, más conocidas por sus siglas inglesas SPAC. En plena eclosión en EEUU, todavía son incipientes a esta orilla del Atlántico, pero son muchas las firmas que ya están estudiando su participación en estas herramientas.

Pedro J. Ramírez charla con Claudio Aguirre y José Luis Molina, socios fundadores de Altamar Capital Partners. Esteban Palazuelos

Uno de los más entusiastas con la aportación que esta sociedades podrían tener para acelerar la remontada post-Covid de España es el consejero delegado de Bestinver, Enrique Pérez-Plá. En este sentido, además de dinamizar la actividad corporativa, las empresas que se colocaran en su blanco conseguirían financiación y la experiencia de gestión de sus responsables para salir con más brío de la actual crisis.

En cuanto a este punto, José Luis Molina, codirector de Inversiones de Altamar, considera que, aunque “Europa siempre tarda más en hacer las cosas”, ya hay indicios en Reino Unido y Países Bajos de que esta fórmula pronto recalará a este lado de los Pirineos. Por si fuera poco, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) se ha mostrado más que abierta a dar cabida a estos vehículos en el mercado español, incluso sin que medien cambios normativos que, según ha reconocido recientemente su presidente, sí que ayudarían a su desembarco.

Carlos Tusquets, presidente ejecutivo de Trea Asset Management. Jesús Umbría

Dentro de la pura economía real, Carlos Tusquets, presidente ejecutivo de Trea Asset Management, hace hincapié en la gran oportunidad que existe hoy día a la hora de financiar pymes y el gran potencial de rentabilidad que tiene la inversión en small & mid caps. Con ello, se cumple un doble objetivo: apoyar a uno de los sectores más castigados por la crisis y darle al inversor en fondos –sean alternativos o tradicionales- un extra de rendimiento en un mundo en el que el precio oficial del dinero se ha estancado en niveles mínimos.

De hecho, Tusquets va un paso más allá al sugerir que una buena vía para conjugar todos estos condicionantes sería copiar en España la fórmula transalpina de los PIR (piano individuale di risparmio), un tipo de fondos de inversión que en Italia sirven para financiar pymes locales mediante incentivos fiscales a esos vehículos. Todo en uno y la recuperación en marcha.

Contenido exclusivo para suscriptores
1€ primer mes
Accede a todo el contenido de Invertia, después 5,99€ (en lugar de 7,99€) Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información