Sevilla

El sector aeronáutico no pasa por su mejor momento, a nivel nacional y también andaluz. En una comunidad donde el paro lleva siendo un problema estructural desde hace años, la crisis de la Covid-19 no ha ayudado a impulsar la industria liderada por Airbus, con importantes plantas en Cádiz y Sevilla.

Noticias relacionadas

En este punto, Andalucía Aerospace quiere tomar un papel protagonista. El clúster empresarial aeronáutico agrupa medio centenar de asociados, con empresas de carácter internacional, nacional y autonómico. Juan Román es el director general de Andalucía Aerospace y reconoce el apuro por el que está pasando ahora el sector.

Pese a la dura situación, incide en que la industria es y será un sector estratégico y de futuro gracias al avance de la globalización. “Tenemos que pasar una crisis de tres años pero, quienes sepan sobrellevarla, verán futuro en un sector con muchas alternativas”, afirma Román en la entrevista que ha concedido a Invertia.

¿En qué situación se encuentra ahora mismo el sector?

Con nuestras estimaciones, el sector ha caído en torno al 40% en carga de trabajo. A principios de año estábamos preocupados porque estaba descendiendo la carga en el área militar y pedíamos entrar más en proyectos de civil para internacionalizarnos.

Después de la pandemia, lo que más ha sufrido ha sido la aviación civil más que la militar que está aguantando mejor. Se mantienen los pedidos y las empresas con dependencia están aguantando mejor. En Andalucía, el sector se concentra en Sevilla y Cádiz donde hay plantas de Airbus.

Como en otros sectores, ¿el parón ha sido progresivo o repentino?

Tenemos una dependencia total con las aerolíneas y ha ido en cadena: una compañía pide un avión al fabricante y Airbus a su cadena de suministro. Desde el momento que los aviones han estado en el suelo, se han parado todos los pedidos que estaban en curso, se han cancelado los nuevos programas y la sustitución prevista de los aviones no se está llevando a cabo.

"Hemos sufrido un parón drástico y fulminante"

Hablamos de un parón drástico y fulminante. En Europa, el 96% de los vuelos se cancelaron y durante el verano -hasta agosto- había 26.000 vuelos menos que el año pasado. Como consecuencia, automáticamente se paraliza también la industria.

Dicen que un resfriado para Airbus es una pulmonía para el sector…

Hay una dependencia altísima de Airbus, lo que es bueno y malo. Tenemos la suerte de contar con estas plantas de producción porque ha dado mucho empleo en Andalucía y más de una región europea soñaría tener nuestras instalaciones.

Al mismo tiempo, genera una dependencia muy alta. Uno de los retos que teníamos era diversificar. Tenemos una magnifica relación con Airbus, la vamos a seguir teniendo, pero sería bueno que la cadena de suministro diversificara tanto en clientes como en internacionalización.

Las capacidades de nuestras empresas probablemente serían aprovechables en otros sectores de defensa, por ejemplo. Además, están preparadas para buscar nuevos mercados internacionales.

¿Estamos ante una oportunidad para lograr más independencia?

Hay que aprovechar la estela de Ryanair que está abriendo su hangar en Sevilla y tiene previsto ampliarlo. Genera mucha mano de obra y puede ser aprovechado por nuestras empresas al igual que los aviones no tripulados.

Muchos negocios se están desarrollando en otros países y podríamos tener capacidad para trabajar en ellos. Surgen oportunidades en este contexto de crisis que las empresas deberían ver como ideas de negocios y cómo subsistir en otras áreas para hacer frente a las pérdidas.

¿Qué peso tiene el sector andaluz en España?

La industria andaluza supone más del 30% de la nacional. El sector es muy importante por tradición, con más de 100 años de historia, y por las líneas de ensamblaje. Son elementos diferenciadores que nos hacen ser referencia a nivel nacional y europeo. Son más de 140 empresas las que conforman el sector de todo tipo de actividad y tamaño.

Hay empresas muy pequeñas que son las que más difícil lo van a tener para sobrevivir en este contexto de crisis. Van a tener que reorganizarse, lo que dará importantes transformaciones y un sector renovado. Confiamos en que salgan empresas más fuertes y preparadas para el futuro.

"Las pequeñas empresas tendrán que reorganizarse y generará importantes transformaciones y un sector renovado"

Precisamente, muchas de ellas han pasado de ERTE a ERE...

El problema es la carga de trabajo. Si no hay, es inevitable que haya reducción de empleo y los plazos en nuestro sector son largos. No tenemos la capacidad de recuperación de otros sectores. Prevemos un mínimo de tres a cinco años para recuperar y volver a la situación de antes.

Miles de trabajadores han optado por la huelga, ¿cómo lo valora?

La conflictividad laboral no ayuda a solventar los problemas a los que nos tenemos que enfrentar. Luchamos de la gran a la pequeña empresa por mantener los empleos posibles ante la carga de trabajo que hay. Tenemos que demostrar que tenemos unos índices de productividad altos, que somos capaces de renovarnos y que aprovechamos las oportunidades.

Instalarnos en el conflicto nos puede dañar más la situación deteriorada que tienen las empresas. Es cierto que tenemos que reclamar ayudas para el sector y tenemos que ir juntos pero instalarnos en la conflictividad laboral puede agravar el problema.

Concentración de Airbus y la industria auxiliar en Sevilla. CCOO Andalucía

¿Qué opina de la gestión de las administraciones para ayudar al sector?

Se está actuando lento y sin la suficiente capacidad que debería tener un sector que genera tanto empleo, innovación y riqueza al PIB industrial. En Francia y Alemania, entre marzo y abril, ya tenían anunciadas ayudas concretas con planes inmediatos de contingencia para ayudar y salvar a la industria aeroespacial.

Aquí no lo hemos visto. Las últimas noticias han sido de la reunión del presidente del Gobierno con Airbus y se concretaron medidas. Estamos pendientes de saber cómo se van a articular y cómo van a llegar a las empresas. Permanecemos a la expectativa pero estamos en septiembre y las empresas no han visto esas ayudas.

¿Cree que los gobiernos han descuidado al sector en comparación con otros como el turismo?

Se tendría que haber dedicado mayor interés a un sector que aporta más de 700 centros productivos en toda España. No hemos visto concretados planes como en otros sectores.

¿Cuál es la receta para salir de esta crisis?

La sinergia, la colaboración y la unión son las claves. Tenemos que complementar las capacidades que tienen unas empresas con otras para que sean más fuertes. Las empresas van a tener que trabajar juntas y ahí es donde entramos nosotros.