La organización empresarial que representa a los restaurantes, bares, cafeterías y pubs de nuestro país, Hostelería de España, reclama al Gobierno una serie de medidas fiscales y administrativas que garanticen la subsistencia de los establecimientos debido a la crisis del Covid-19 que azota la nación.

Noticias relacionadas

Las diferencias entre PSOE y Unidas Podemos impidieron que el presidente del Gobierno anunciara ayer medidas económicas para minimizar el impacto económico del virus en los millones de empresas y trabajadores afectados. La más urgente, la flexibilización de los Expendientes Temporales de Regulación de Empleo (ERTE). En teoría, el ansiado paquete llegará el martes.

Los hosteleros españoles son uno de los colectivos más afectados por el estado de alarma decretado por el Gobierno. No hay clientes, pero sí gastos. Ante esta situación, que durará como mínimo quince días más, la patronal del sector ha solicitado al Ejecutivo de Pedro Sánchez una serie de medidas concretas. Los sindicatos que han afirmado que "va tarde" en la protección de empresas y trabajadores.

Ni impuestos ni tasas

Por un lado, solicita la suspensión de cualquier obligación de pago de los establecimientos hosteleros a las administraciones, de impuestos y cotizaciones sociales, así como de tasas, entre las que se encuentran las tasas de autónomos, todo ello "con la finalidad de minimizar el impacto en los casi 300.000 establecimientos hosteleros que conforman nuestro sector". 

Por otro lado, insta al Gobierno a que ordene la paralización de las obligaciones económicas de los establecimientos hosteleros con los arrendadores de sus negocios, de tal manera que no se vean sobrepasados por el pago de estos alquileres mientras sus negocios no estén en su normal funcionamiento.

De la misma manera, solitia al Ejecutivo suprimir todas las tasas e impuestos en todos los suministros de energía, así como la paralización de las obligaciones de los negocios hosteleros con los bancos de préstamos, de las hipotecas y créditos, entre otros.

Para conseguir su propósito, desde Hostelería de España apelan a "la sensibilidad del gobierno español y pedimos que tenga en cuenta la delicada situación a la que se enfrentan los negocios hosteleros españoles".