El presidente y CEO de Enel se enfrenta la próxima primavera a su reelección. En concreto, será la segunda vez después de haber sido reelegido en 2017 para un mandato de tres años. Así, aunque en la compañía no descartan que continúe pese que para entonces llevará seis años en el cargo, Francesco Starace presentaba este martes su plan más 'verde', con el que pretende situar a la empresa en el centro de la transición energética.

Noticias relacionadas

La matriz de la española Endesa ponía sobre la mesa la actualización de su plan estratégico, de 2020 a 2022, con el que prevé invertir 28.700 millones de euros, un 11% más respecto al plan anterior. Su objetivo es alcanzar un resultado bruto de explotación (Ebitda) de 20.100 millones euros y un beneficio neto de 6.100 millones de euros al final del periodo.

En esta inversión cobra especial protagonismo el despliegue renovable y el plan de descarbonización. En concreto, la eléctrica cifra este segmento en 14.400 millones, la mitad del plan. Para 2022 la energética italiana prevé contar con una capacidad renovable nueva de 14,1 gigavatios (GW), un 22% más con respecto al proyecto anterior, y la reducción de la capacidad (61%) y la producción con carbón (74%) respecto a 2018.

La transición energética, como concepto general, se lleva 13.000 millones de euros. Por un lado, 11.800 millones irán destinados a infraestructuras: digitalización y automatización de las redes, mejora de resistencia y calidad del servicio. Por otro, 1.100 millones se destinarán a lo que Enel llama ecosistemas y plataformas. Es decir, a Enel X.

Más allá del coche eléctrico

La inversión en Enel X, explicaba la compañía, estará destinada al despliegue continuo de servicios e infraestructura para apoyar la descarbonización y la electrificación. 

La marca, presentada por la matriz de Endesa en diciembre de 2017, tiene como objetivo agrupar los temas de digitalización y servicios integrales que ofrece la compañía, más allá de los tradicionales suministros de luz y gas.

En este sentido, Enel X agrupa a su vez los servicios en casa (calderas, instalaciones fotovoltaicas), empresa (gestión de facturas o eficiencia energética), ciudad (iluminación inteligente) y movilidad eléctrica (estaciones y servicios de recarga). "El gran desafío es transformar una gran empresa de servicios como la nuestra en una empresa también de tecnología, y estamos perfectamente capacitados para ganarlo”, explicaba la compañía en su presentación.

Una división dentro de la eléctrica que tiene como objetivo que el cliente vincule la marca a estos servicios, que, como se ha explicado líneas arriba, contempla una inversión separada del resto. En España, no obstante, Endesa X llegó un año después, y todavía se está trabajando en su integración.

De este modo, Endesa X, que se presentó un año después que su hermana mayor, incluye de momento solo movilidad eléctrica, aunque la intención es seguir los pasos de la matriz y terminar incluyendo hasta cuatro secciones diferentes. Este miércoles, el CEO de Endesa, José Bogas, detallará el plan estratégico de la compañía para España. Está por ver si Endesa X adquiere el mismo protagonismo.