La joint venture que el Popular mantenía con Allianz se han convertido en una pesadilla para el Santander. El acuerdo contemplaba una sociedad conjunta (Allianz Popular) para la venta y distribución de seguros, fondos de inversión y planes de pensiones que no encaja en la estrategia del banco cántabro. 

Noticias relacionadas

Muestra del desinterés por esa alianza es el acuerdo alcanzado hace unos meses entre Aegon y Santander para que la aseguradora se convierta en su proveedor de seguros vida-riesgo y de varios ramos de seguros generales. Un contrato que no ha entrado aún en vigor, ya que primero deben resolverse los contratos heredados del ‘Popu’ con la francesa. 

El propio Santander lo reconoce en su informe anual, cuando asume que “el perímetro bajo el que se materializará (el acuerdo con Aegon) está sujeto a diversas condiciones y al proceso de terminación de la alianza actual entre Banco Popular y su socio”. Es decir, que todavía “no es posible estimar cuándo se cerrarán estas operaciones”. 

Quieren llegar al acuerdo

Fuentes conocedoras explican a EL ESPAÑOL que las negociaciones entre Santander y Allianz para resolver la sociedad continúan y que hay “voluntad de llegar a un acuerdo”. Eso significa que todavía hay un atisbo de que pueda haber una solución negociada y se alejan los fantasmas de que el desencuentro acabe en un tribunal de arbitraje. 

La disputa principal está en el precio que Santander tendrá que pagar por comprar la participación de Allianz. Un estudio de UBS cifraba en 2.000 millones el 100% de Allianz Popular, por lo que la aseguradora podría reclamar unos 1.200 millones de euros por el 60% que tiene de la compañía.

Fuentes del sector consideran que ahora el precio podría ser inferior. La sociedad todavía no se ha recuperado de las salidas de fondos que registró durante la crisis del Banco Popular. De hecho, fijan el precio actual de la participación en unos 800 millones. También podría influir a la baja la ‘prisa’ que pueda tener Allianz en resolver el contrato con el Santander si, finalmente, acaba como socio del BBVA en seguros. 

Las candidatas

La francesa es una de las candidatas a convertirse en socia de la entidad que preside Carlos Torres. El banco azul está inmerso ahora en la recepción de ofertas para encontrar a un aliado en seguros con los que expandir el negocio en España y otros países como México. Además de Allianz, otras aseguradoras como Mapfre, Liberty o Bupa habrían presentado sus candidaturas. 

Todavía no está claro si el BBVA se decantará por un modelo de socio único (que provea todas las ramas del seguro) o si, por el contrario, prefiere tener varias compañías. El proceso acaba de empezar con la ayuda de Bank of América Merrill Lynch. 

¿Por qué no le interesa al Santander mantener su alianza con Allianz? Básicamente porque buena parte de la actividad de esa joint venture choca con su negocio. Exceptuando la parte de seguros (ahora firmada con Aegon), la pata de planes de pensiones y de fondos de inversión se encuentra integrada en el propio Santander o en Santander AM, su gestora, por lo que al banco cántabro le interesa más sumar los fondos gestionados que tener dos compañías compitiendo entre sí. 

Por si Allianz no tuviera suficiente con el acuerdo alcanzado por el Santander con Aegon, hay que sumarle también el acuerdo con Mapfre para crear una sociedad conjunta para la venta de seguros de coche y pymes. La aseguradora pagará 82 millones por el socio preferente de la entidad financiera en estas materias hasta, al menos, 2037.