Bruselas

Las ayudas de la UE para la recuperación están un paso más cerca. Ha sido un procedimiento largo, tortuoso y plagado de sustos, pero al final se ha completado con éxito. Los 27 Estados miembros han culminado la ratificación parlamentaria de la norma que permite poner en marcha el fondo Next Generation de 750.000 millones de euros, un instrumento diseñado para acudir al rescate de los países más golpeados por la crisis de la Covid-19, en particular Italia y España. Los más rezagados, Austria y Polonia, han concluido los trámites este mismo jueves.

Noticias relacionadas

La norma en cuestión (que se llama decisión sobre recursos propios, en jerga bruselense) autoriza a la Comisión de Ursula von der Leyen a emitir deuda común europea para pagar las ayudas comunitarias. La ratificación de este instrumento significa que el Ejecutivo comunitario puede acudir ya a los mercados a captar financiación

"Con los votos positivos en los parlamentos de Austria y Polonia, los 27 Estados miembros han finalizado ahora el proceso parlamentario de aprobación de la decisión sobre recursos propios", ha celebrado el comisario de Presupuestos, el austriaco Johannes Hahn.

"Confío en que el resto de pasos pendientes puedan finalizarse todavía en mayo, lo que nos permitirá arrancar Next Generation y empezar a pedir prestado en los mercados de capitales ya en junio", asegura Hahn. "Es un paso importante para el relanzamiento de la economía europea", sostiene el comisario de Asuntos Económicos, Paolo Gentiloni. "Buenas noticias", ha tuiteado la ministra de Exteriores, Arancha González Laya.

Los fondos llegarán en julio

El acuerdo sobre Next Generation se alcanzó en julio de 2020, pero la ratificación de la decisión sobre recursos propios no comenzó hasta enero de este año y ha costado cinco meses. Portugal fue el primer país en completar los trámites para dar ejemplo en tanto que presidencia de turno de la UE. El principal escollo se produjo en Alemania, cuyo Tribunal Constitucional paralizó temporalmente el fondo Covid de la UE. También ha habido problemas en Finlandia y Polonia.

Ayudas solicitadas con cargo al fondo Next Generation

Pero al final, pese a todos los obstáculos y giros de guión, se han cumplido los plazos que había previsto el Ejecutivo comunitario. Bruselas podrá acudir a los mercados en junio con el fin de captar la financiación necesaria para los primeros pagos a los Estados miembros que ya han presentado sus planes de reformas. Se trata de un anticipo del 13%, cuya única condición es que se aprueben estos planes. El desembolso del resto de tramos dependerá de que se cumplan las reformas prometidas.

España ha solicitado a la UE un total de 70.000 millones de subsidios a fondo perdido. La Comisión está examinando ahora el plan de reformas de Pedro Sánchez y publicará su evaluación en la segunda mitad de junio. A partir de ese momento, el Ecofin, que es el que tiene la última palabra, dispone de un mes adicional para pronunciarse. El presidente del Gobierno espera que el plan español se apruebe a principios de julio y que el anticipo del 13% (que asciende a 9.000 millones de euros) llegue antes de la pausa veraniega. 

Además de España, otros 18 países han enviado ya a Bruselas sus planes de inversión y reformas, la contrapartida que exige la UE a cambio de las ayudas a la recuperación. El último en hacerlo, este mismo jueves, ha sido Finlandia, que solicita 2.100 millones de euros en subvenciones.

El Ejecutivo comunitario acaba de mejorar sus previsiones de crecimiento para España gracias sobre todo al impacto positivo de los fondos Next Generationque se notará especialmente en 2022. Bruselas calcula que la economía española crecerá un 5,9% este año y un 6,8% en 2022. España será capaz de gastar 12.000 millones de euros de ayudas europeas este año y 22.000 millones en 2022, según las estimaciones de la Comisión.