Bruselas

La Comisión Europea ha desembolsado este martes a España el sexto y último tramo por valor de 3.370 millones de euros del crédito blando concedido por la UE para financiar los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) provocados por la crisis de la Covid-19. Con este pago se completa el total de 21.326 euros que tenía adjudicado nuestro país del fondo Sure para preservar el empleo en el contexto de la pandemia. España ha sido el segundo beneficiario -por detrás de Italia- de estas ayudas.

Noticias relacionadas

Gracias a estos préstamos baratos de la UE, nuestro país se ha ahorrado al menos 850 millones de euros en intereses en comparación con lo que habría tenido que pagar si hubiera acudido a los mercados a endeudarse, según los cálculos de Bruselas. En total, los países beneficiarios del fondo Sure han economizado al menos 5.800 millones debido a la alta calificación crediticia de la UE.

El dinero de Sure -en forma de préstamos concedidos en condiciones favorables- tiene como objetivo ayudar a los Estados miembros a hacer frente a los repentinos aumentos del gasto público necesarios para frenar la destrucción de empleo debida a la pandemia. Los fondos pueden destinarse a sufragar las medidas nacionales adoptadas desde el 1 de febrero de 2020 en materia de ERTE y ayudas a los autónomos.

En total, Bruselas ha desembolsado este martes un total de 14.100 millones de euros del fondo Sure a otros once Estados miembros: Bélgica (2.000 millones), Bulgaria (511 millones), Chipre (124 millones), Grecia (2.540 millones), Italia (751 millones), Lituania (355 millones), Letonia (113 millones), Malta (177 millones), Polonia (1.560 millones), Portugal (2.410 millones) y Estonia (230 millones).

Con este nuevo pago, la UE se ha gastado ya 90.000 millones del máximo de 100.000 millones previsto en este fondo. Es la primera vez que Bulgaria y Estonia reciben estas ayudas para el mantenimiento del empleo. Todos los Estados miembros que han solicitado estos créditos blandos (19 de los 27) han cobrado ya la totalidad o una buena parte del dinero.

"Sure es una historia europea de éxito y ha beneficiado hasta ahora a un total de 30 millones de trabajadores y a 2,5 millones de empresas", ha asegurado la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, en un comunicado. Por su parte, el comisario de Presupuestos, Johannes Hahn, sostiene que el buen resultado de las emisiones de bonos sociales de Sure "prepara el camino" para el fondo de 750.000 millones Next Generation.

Los pagos a España y el resto de Estados miembros se producen tras la octava emisión por valor de 14.137 millones de euros que hizo el Ejecutivo comunitario el 18 de mayo a través de Sure. La emisión constaba de dos bonos: el primero, de 8.137 millones, con vencimiento en julio de 2029; y el segundo, de 6.000 millones, que debe devolverse en enero de 2047.

Este instrumento, que goza de una alta calificación crediticia, suscitó un interés muy grande entre los inversores, y los bonos registraron una sobresuscripción de 6 veces la oferta, lo que se traduce en unas condiciones de precio favorables. Unas condiciones que la Comisión traslada tal cual a los Estados miembros beneficiarios.  

Las obligaciones que la UE emite a través de SURE tienen la etiqueta de bono social, con el fin de inspirar confianza a los inversores en que los fondos movilizados servirán a un objetivo verdaderamente social.