Bruselas

La Comisión Europea ha pagado este martes a España un cuarto tramo de 2.870 millones de euros del crédito blando concedido por la UE para financiar los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) provocados por la crisis de la Covid-19. Nuestro país es el segundo beneficiario -por detrás de Italia- del nuevo fondo Sure para preservar el empleo en el contexto de la pandemia. Hasta ahora ha recibido 13.870 millones de euros y en total tiene adjudicados 21.300 millones. 

Noticias relacionadas

El dinero de Sure -en forma de préstamos concedidos en condiciones favorables- tiene como objetivo ayudar a los Estados miembros a hacer frente a los repentinos aumentos del gasto público necesarios para frenar la destrucción de empleo. Los fondos pueden destinarse a sufragar las medidas nacionales adoptadas desde el pasado 1 de febrero en materia de ERTE y ayudas a los autónomos. 

En total, Bruselas ha desembolsado este martes un total de 9.000 millones de euros del fondo SURE a otros seis Estados miembros: Italia (3.870 millones) República Checa (1.000 millones), Croacia (510 millones), Eslovaquia (330 millones) Lituania (302 millones) y Malta (123 millones).

"A medida que continuamos luchando contra la Covid-19, es una buena noticia ver un mayor flujo de fondos Sure hacia los países de la UE: brindando el apoyo europeo que tanto necesitan los trabajadores y los autónomos mientras continúan navegando por esta crisis sin precedentes", ha dicho el comisario de Asuntos Económicos, Paolo Gentiloni, en un comunicado.

Los pagos a España y el resto de Estados miembros se producen tras la quinta emisión por valor de 9.000 millones de euros que hizo el Ejecutivo comunitario el 10 de marzo a través de Sure. La emisión constaba de un bono en un tramo único con vencimiento en junio de 2036. 

La demanda del bono a 15 años fue casi 10 veces superior a la oferta. Su precio se fijó en un rendimiento del 0,228% y estas condiciones favorables se transmiten directamente a los Estados miembros beneficiarios. Este resultado se alcanzó en un contexto de reciente volatilidad en los mercados de capitales y de incremento de los tipos de interés mundiales, según ha destacado Bruselas.

Las obligaciones que la UE emite a través de Sure tienen la etiqueta de bono social, con el fin de inspirar confianza a los inversores en que los fondos movilizados servirán a un objetivo verdaderamente social. A lo largo de 2021, la Comisión intentará captar más de 25.000 millones de euros adicionales mediante la emisión de bonos Sure.