El Ibex al completo estuvo presente en la puesta de largo del curso político de Pedro Sánchez. La Casa de América en Madrid fue testigo de un acto con poco contenido, pero con un importante gesto, el de los empresarios que acompañaron al Presidente del Gobierno a la espera de que el Ejecutivo de coalición no pierda el norte de la recuperación, genere certidumbre, mantenga la estabilidad económica y respete el compromiso de contar con ellos para decidir el destino de los fondos europeos.

Noticias relacionadas

En el acto de este lunes titulado España Puede, acudieron a la cita con Sánchez primeros directivos como José María Álvarez-Pallete (Telefónica), Pablo Isla (Inditex), Ana Botín (Santander), Carlos Torres Vila (BBVA), Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola), José Manuel Entrecanales (Acciona), José Bogas (Endesa), Marta Álvarez (El Corte Inglés), Florentino Pérez (ACS), José Ignacio Goirigolzarri (Bankia), e Isidro Fainé (Criteria Caixa).

El presidente del Gobierno pidió a los líderes de las empresas más importantes de España "unidad" para impulsar su agenda política y prometió que el plan de recuperación que mandará a Bruselas impulsará un 2% el PIB si sale adelante. No lo dijeron en público, pero los empresarios piden a cambio que este sea el punto de partida para que Sánchez ponga fin a los mensajes contrarios al sector y cuente con la empresa para ejecutar su plan económico.

Como ya publicó este diario el pasado fin de semana, todos los empresarios confiaron en que la petición de apoyo planteada por el Gobierno, que ha quedado plasmada con su asistencia generalizada al evento, sea correspondida con el freno de los cambios estructurales que puedan enturbiar la recuperación económica y -lo que es más importante- con su colaboración para decidir cuáles y cómo serán las transformaciones que debe llevar a cabo nuestro país en materia económica. 

Los grandes empresarios quieren que se deje hablar de cambios en la reforma laboral y de subir impuestos, pero en especial demandan un compromiso activo y hechos que demuestren que los 141.000 millones de euros que entregará Europa a nuestro país se sometan a un gran debate de colaboración público-privada.

José María Álvarez-Pallete e Isidro Fainé. Eduardo Jiménez

A mediados de junio, la patronal CEOE organizó un gran evento de dos semanas en las que todos los líderes de las grandes empresas -de todos los sectores- dieron sus recetas para reconstruir España. A modo de conclusión de estos encuentros, los empresarios solicitaron al Gobierno de Pedro Sánchez que contara con el sector para decidir el destino de los fondos europeos.

Los empresarios no piden participar a título personal, sino que sean representados por expertos independientes en todos los sectores. Según ha confirmado Invertia, ya se han realizado los primeros contactos para constituir estos grupos sectoriales interdisciplinares que, con miembros del sector público y privado, dibujarán las líneas básicas de la reconstrucción del país: ese gran plan de recuperación al que se refirió Sánchez este lunes.

El nuevo departamento encargado de decidir el destino de los fondos europeos estará coordinado por la Oficina Económica de Moncloa, dirigida por Manuel de la Rocha, aunque con representación de todos los ministerios y departamentos, en especial de sectores como Digitalización o Transición Ecológica.

Del lado de los empresarios, se ha creado la nueva Oficina Técnica de Apoyo para Proyectos Europeos con la que tratarán de impulsar la presencia de las empresas españolas en el reparto de los esperados fondos de la Unión Europea. Como ya contó Invertia, el encargado será Luis Socías Uribe.

No obstante, desde la empresa esperan que estos grupos comiencen a trabajar y a sacar conclusiones lo antes posible. El primer horizonte es 2021, año en que se recibirán al menos 31.000 millones de euros del primer tramo de ayudas europeas.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i) conversa con el presidente del BBVA, Carlos Torres (c) junto con el ministro de Seguridad Social e Inclusión, José María Escrivá (d) tras la conferencia "España puede. Recuperación, Transformación, Resiliencia".

En la empresa esperan gestos reales por parte del Presidente. De hecho, este mismo lunes algunos ya manifestaron públicamente sus preocupaciones. Minutos antes de participar en el acto de Moncloa, el presidente del BBVA, Carlos Torres, pidió estabilidad fiscal y presupuestaria para generar confianza económica.

A su juicio, generar confianza "es la mejor manera para potenciar la inversión privada, que en el medio plazo es la que ayuda a crear empleo". Para ello, aboga por implementar desde ya reformas estructurales apelando a la seguridad jurídica, una fiscalidad eficiente y un compromiso firme con la estabilidad presupuestaria.

Respecto del reparto de los fondos europeos, ha indicado que serán claves para poner en marcha las reformas estructurales necesarias. A su juicio, lo ideal sería destinar los fondos a pymes y sectores con mayor efecto multiplicador a largo plazo, también con inversión en otros sectores ya consolidados como sanidad, energía, transporte, turismo e investigación.

Por su parte, el presidente de Mapfre, Antonio Huertas, ha hecho hincapié en la importancia de realizar una serie de reformas que permitan dejar atrás parte de las ineficiencias de la economía española. El directivo, al igual que Torres, participó en la inauguración de los cursos de verano de la APIE.

Huertas también ha llamado a aprovechar la próxima inyección de fondos fruto del acuerdo europeo de este verano para abordar una reconstrucción del modelo productivo español. "Tenemos la oportunidad de aprovechar el dinero europeo para saltar hacia el futuro con un nuevo contrato económico y social", ha indicado. Torres y Huertas no son los únicos que están preocupados.