La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transición Digital, Nadia Calviño, ha deslizado en el programa de televisión Espejo Público que los Presupuestos Generales de 2021 no incluirán nuevas subidas de impuestos, tal y como ya señaló a comienzos de mes el presidente Pedro Sánchez.

Noticias relacionadas

La ministra ha considerado prioritario conseguir unos nuevos Presupuestos Generales del Estado (PGE), puesto que los actuales prorrogados no tienen nada que ver con la actual situación. Además, ha pedido el apoyo de todas las formaciones políticas: "Es vital actuar todos juntos, no podemos seguir con unos presupuestos que no corresponden a esta época, tienen que permitir ejecutar las ayudas europeas, de todos depende".

Calviño ha advertido que todas las medidas de prorrogar ERTE, y de poner en marcha ayudas sociales, tienen un "altísimo coste fiscal", y lo cuantificó: el Estado tendrá 100.000 millones de euros de deuda adicional este año. Pero destaca la importancia de trabajar para "evitar que se produzca un daño estructural en la economía, esa es nuestra obsesión".

La ministra de Asuntos Económicos sigue la línea planteada por el Ejecutivo desde finales de julio con declaraciones del propio Presidente de Gobierno y de la Ministra de Hacienda, María Jesús Montero, aparcando las subidas de impuestos.

De esta manera, las ideas de subir el IRPF a las clases altas y generar un tipo mínimo del Impuesto de Sociedades para grandes empresas quedarían aparcadas como mínimo hasta 2022, cuando la economía vuelva a los niveles precovid. De hecho, puede que quede en el aire incluso la armonización fiscal ya planteada por el Ministerio de Hacienda y que se ejecutaría a través de la reforma de la financiación autonómica.

Recuperación económica

Siguen adelante la tasa digital y tasa Tobin, ya aprobadas en el Congreso, así como retoques puntuales en el diésel u otras tasas relacionadas con la transición ecológica. 

Durante la entrevista, Calviño ha señalado que los indicadores macroeconómicos diarios y más recientes apuntan que "reactivación está en marcha", aunque la recuperación sea "irregular" y no afecte a todos los sectores económicos por igual.

La ministra también ha subrayado que la pandemia causó una "caída intensa, pero temporal" del PIB, que se fue recuperando una vez terminó el periodo de hibernación de la economía española.

Cuestionada sobre "quién paga" todas las medidas derivadas del impacto de la Covid-19, Calviño ha recordado que conllevan "un pacto, pero eso no va a frenar al Gobierno" y ha señalado un objetivo: "Nuestra prioridad es impulsar la actividad económica y el empleo".

En este sentido, y dado que la recuperación no está afectando a todos los sectores por igual, la vicepresidenta tercera ha subrayado que lo prioritario es pensar si a partir de septiembre se continúa con los ERTE en aquellas actividades más afectadas por la pandemia y si estos deben transformarse desde el instrumento de choque que son ahora a una oportunidad para que los trabajadores reciban formación y se recualifiquen, en línea con lo que hace Alemania, país que acaba de prorrogar los ERTE hasta finales de 2021.

Estado de los ERTE

La vicepresidenta ha subrayado que los ERTE han sido un mecanismo "muy útil" tanto en la fase más dura de la pandemia como en la fase actual. También ha indicado que tres de cada cuatro trabajadores afectados por ERTE ya se han reincorporado al mercado laboral.

En cuanto a la reapertura de los colegios, la ministra ha indicado que el Gobierno también tiene como "prioridad que reabran", porque es necesario que se recupere la normalidad" pese a los rebrotes de la Covid.

En este sentido ha señalado que está "satisfecha" con la app Radar COVID, que "ha dado un salto importante y ya funciona en ocho comunidades autónomas", por lo que espera que esté operativa "en toda España a medidos de septiembre".