Organizaciones

Los datos financieros, el arma más poderosa contra el fraude y motor de innovación

DigitalEurope pide a la UE que no restrinja las transferencias de datos internacionales por sus beneficios para entidades y consumidores. 

8 junio, 2021 01:08

Noticias relacionadas

La circulación de los datos se ha convertido en un elemento esencial para lograr alcanzar el objetivo de una economía europa digital próspera y será un motor clave para convertir los próximos diez años en la 'Década Digital de Europa', tal y como persigue la Comisión Europea (UE)

Sin duda, la capacidad de obtención de los datos y, sobre todo, su gestión y aprovechamiento serán fundamentales en los próximos años para el desarrollo de la actividad de muchas industrias. Entre ellas se encuentra el sector financiero, uno de los sectores con mayor abundancia de datos

Según DigitalEurope, la patronal digital europea, estos datos ofrecen unos importantes beneficios tanto para los consumidores como para las entidades finacieras de la región, ya que pueden ayudar a reducir los fraudes en los pagos entre un 3% y un 30%, según distintos estudios, así como mejorar la seguridad, la resiliencia y la innovación del ecosistema financiero europeo.

En concreto, la organización señala en un informe que las transferencias de datos entre la Unión Europea (UE) y otros países es parte de la solución a los problemas de blanqueo de dinero. De hecho, advierte de que levantar barreras a los flujos de datos e información obstaculiza la capacidad de las empresas para identificar con éxito a los actores malintencionados mediante el uso de aplicaciones innovadoras.

"Reconocemos la importancia de abordar los riesgos emergentes de blanqueo de capitales en el ecosistema financiero y apoyamos el objetivo de la UE de establecer un marco de política integral contra el blanqueo de capitales a nivel europeo", afirma DigitalEurope.

Sin embargo, agrega que estos esfuerzos deben ir acompañados de un "fuerte énfasis" en la conciencia del riesgo de blanqueo dentro de la industria, así como del desarrollo adicional de una cultura de análisis de riesgo en el sector. En su opinión, esto ayudará a generar soluciones de vanguardia capaces de adaptarse constantemente a unas amenazas en continua evolución.

Arma contra el fraude

En esta línea, defiende que salvaguardar el libre flujo internacional de datos es "un arma poderosa" para prevenir las consecuencias de los delitos financieros, que afectan al bienestar de empresas y consumidores. "La escala, la sofisticación y la complejidad del fraude y otros delitos financieros están aumentando. Las estimaciones sitúan su coste para la economía mundial en casi dos billones de euros al año. Los datos son la herramienta más poderosa para abordar este problema", asegura. 

Asi, detalla que una mitigación efectiva del fraude depende del análisis de datos en tiempo real, ya que los modelos de detección exigen un control sofisticado de las transacciones y una detección rápida en el mismo punto de interacción para interpretar y sopesar el riesgo de fraude de cada transacción de pago, ya sea nacional o transfronteriza.

Asimismo, advierte que el volumen, la calidad y la variedad de datos son de vital importancia para crear modelos eficaces de detección de fraudes, por lo que excluir las entradas de datos generados a partir de transacciones dentro de la UE o limitar el análisis a un solo país o región priva al modelo de fraude de la formación que necesita.

"Lo hace ciego a los patrones de fraude que se originan o se extienden por la UE. Los modelos innovadores y eficaces de financiación global contra el fraude, el blanqueo de capitales y la lucha contra el terrorismo deben capturar los datos de las transacciones en las regiones y entre ellas. El fraude y otros delitos financieros no tienen fronteras", incide.

Seguridad y resiliencia

Por otro lado, la patronal remarca que contar con una huella tecnológica global y la capacidad de depender de una infraestructura distribuida geográficamente son "factores clave" a la hora de garantizar la seguridad y la resistencia operativa de los servicios financieros.

En este contexto, el informe defiende que las transferencias de datos globales permiten a las empresas de servicios financieros trasladar sus operaciones de una región a otra, aspecto esencial a la hora de abordar los desafíos locales para la continuidad del negocio, como ha quedado reflejado durante la pandemia de la covid-19. 

Además, agrega que las transferencias de datos globales también ayudan a reducir el tiempo que tardan los datos o una solicitud en ir del origen al destino, lo que se denomina latencia. Esto genera beneficios para los clientes, que obtiene tiempos de respuesta más rápidos en la banca online y servicios de nueva generación orientados al usuario.

Asimismo, DigitalEurope señala que bancos y otras entidades confían en aquellos centros de datos y servicios de soporte disponibles las 24 horas del día a los que se puede acceder desde múltiples ubicaciones. Por ello, apunta que compartir dichos recursos entre bancos y de forma transfronteriza proporciona "flexibilidad, escalabilidad y ahorro de costes".

A este respecto, apunta que, según informe las medidas en torno a la localización de los datos disuaden a las empresas de invertir en redes en la nube y acceder a soluciones tecnológicas innovadoras, lo que hace que paguen entre un 30% y un 60% más por sus necesidades en materia de informática.

"Construir infraestrcuturas locales que excedan las necesidades del mercado haría estos servicios mucho más caros y menos flexibles, evitando probablemente el acceso de las pymes a algunos de estos servicios", subraya la patronal, que añade que localizar los datos relacionados con los pagos también puede generar costes adicionales, relacionados por ejemplo, con call centers o soporte técnico. 

Por otro lado, también recuerda que el acceso a la datos es la base de la innovación en materia de fintech basada en inteligencia artificial y blockchain. De ahí que considere que los requisitos de localización de datos puedan suponer una barrera para que las startups del sector fintech puedan aprovechar esas tecnologías.

"Es clave mantener el libre flujo internacional de datos. Proporciona incentivos para que las empresas sigan invirtiendo en ciencia de datos en Europa e introduzcan nuevos productos y servicios basados en datos en el mercado con mejores experiencias para el cliente", afirma.

Regulación para proteger los datos

Por todo ello, desde DigitalEurope hacen un llamamiento a los responsables políticos de la UE para que impulsen la posición internacional de los actores financieros de la región a través del cumplimiento de las normas internacionales y el diálogo con socios mundiales, "no restringiendo la capacidad del sector para transferir datos".

En este sentido, recalca que los datos financieros internacionales ya están sujetos a disposiciones sólidas en virtud del Reglamento general de protección de datos (GDPR), que protegen los datos de pago y financieros durante y después de que se transfieren y almacenan fuera de la UE, sometiendo las transferencias de datos a estrictos mecanismos legales.

En concreto, la patronal digital europea destaca mecanismos como las normas corporativas vinculantes (BCR, por sus siglas en inglés), que establecen cómo las empresas evalúan la validez de las solicitudes que reciben por parte de gobiernos extranjeros e indican los procesos para resolver los conflictos restantes.

Otro elemento son la cláusulas contractuales estándar (CEC, por sus siglas en inglés) para la transferencia de datos personales a países no pertenecientes a la UE, que exigen que las empresas realicen evaluaciones caso por caso de sus transferencias de datos transfronterizas e implementen salvaguardas adicionales cuando sea necesario.

En este contexto, recuerda que el GDPR obliga a las empresas a evaluar y mitigar los riesgos potenciales al procesar los datos de pago de los ciudadanos de la UE y mantener un registro de dichas evaluaciones de impacto; a ser transparentes con respecto a cómo se manejan y comparten sus datos con terceros, incluso con gobiernos extranjeros; y a capacitar y concienciar a todo el personal que maneja datos personales, incluso sobre cómo proteger de manera efectiva los pagos de la UE y otros datos personales en todo momento.