Una mujer utilizando un smartphone

Una mujer utilizando un smartphone GSMA

Resto del mundo

La brecha de género en el uso de Internet móvil sigue reduciéndose pese a la Covid

Un informe de la GSMA advierte, aun así, de que la brecha en la propiedad de teléfonos móviles entre mujeres y mujeres que residen en países de ingresos bajos y medios es persistente y está resultando difícil de cerrar.  

21 junio, 2021 03:41

Noticias relacionadas

La pandemia de la covid-19, pese al enorme coste humano y económico que ha tenido en todos los países del mundo, ha supuesto un avance sin precedentes en términos de digitalización tanto a nivel personal como profesional. De hecho, los expertos estiman que se ha avanzado en unos meses lo que en un entorno precovid hubiera requerido entre tres y cinco años. 

Este avance en la digitalización también ha permitido que, a pesar de la pandemia, la brecha de género en cuanto a al uso de servicios de Internet en dispositivos móviles haya seguido reduciéndose el pasado año, según el último estudio elaborado por la GSMA, que apunta que un 83% de las mujeres de países de ingresos bajos y medios ya tiene un teléfono móvil y un 58% ya usa Internet en estos dispositivos. 

"A pesar del estallido de la pandemia de la covid-19, la propiedad de teléfonos móviles y el uso de Internet móvil entre las mujeres ha aumentado o se ha mantenido igual en la mayoría de los países encuestados. Lo que está por ver es cómo la covid-19 impactará en estas tendencias en el largo plazo", incide el informe. 

Por un lado, el informe apunta que la brecha de género sigue siendo significativa en cuanto al uso de Internet en dispositivos móvil, aunque se ha reducido a lo largo de 2020 en los países de ingresos bajos o medios. En concreto, actualmente es un 15% menos probable que las mujeres utilicen servicios de Internet móvil en comparación con los hombres, frente al 19% del año anterior o el 27% de 2017. 

En concreto, el informe de la GSMA apunta que aproximadamente 112 millones de mujeres empezaron a usar internet móvil el pasado año en estos países, pese a la crisis de la covid-19. Sin embargo, la entidad organizadora del MWC advierte de que todavía existen 234 millones de mujeres menos que hombres que acceden a Internet móvil

En este sentido, apunta que la reducción de la brecha de género en 2020 se debe principalmente a que se alcanzó una cifra récord de mujeres que se conecta a Internet en el móvil en Sur de Asia. Una mejora que también obedece a que el punto de partida en la región no era precisamente el más favorable.

Así, en 2019 la probabilidad de que una mujer usara servicios de Internet móvil era un 50% inferior que la de un hombre, porcentaje que en 2020 se redujo al 36%. De esta manera, se equipara a los datos de la región de África subsahariana, donde la cifra se ha estancado en torno al 37%. 

Mujeres propietarias de teléfonos móviles

En el caso de la propiedad de teléfonos móviles, los resultados no son tan positivos, ya que exceptuando en una ligera reducción en el sur de Asia, la brecha de género se ha mantenido apenas sin cambios en la mayoría de los países de ingresos bajos y medios desde el año 2017.

En concreto, la probabilidad de que una mujer tenga un teléfono móvil es un 7% inferior a la de un hombre, frente al 8% de 2019, lo que supone el primer descenso desde 2017. Sin embargo, esto representa que todavía hay 143 millones menos de mujeres que hombres en todo el mundo que poseen un teléfono móvil.

"Esta brecha de género es persistente y está resultando difícil de cerrar. De hecho, si bien los teléfonos móviles continúan siendo priorizados como una herramienta importante, existe alguna primera evidencia de que la pandemia de COVID-19 puede estar teniendo un impacto negativo desproporcionado en el tipo de teléfono que poseen las mujeres en algunas partes del mundo", advierte el informe.

Por otro lado, el informe apunta que, además de factores como las cambiantes dinámicas de mercado, las restricciones y las medidas de confinamiento como consecuencia de la covid-19 provocaron que fuera necesario que las mujeres tuvieran acceso a Internet móvil. Incluso ha servido para que estas mujeres tuvieran una justificación para ello. 

Barreras a la adopción de Internet móvil

Pero ¿cuáles son las barreras más importantes y más comunes que están frenando la reducción de esta brecha de género? La GSMA menciona la asequibilidad, la falta de alfabetización y de habilidades digitales y la menor conciencia de Internet móvil.

Asimismo, también apunta que las desigualdades estructurales en la sociedad y las normas sociales discriminatorias también siguen siendo un desafío. "Incluso cuando las mujeres tienen los mismos niveles de educación, ingresos, alfabetización y empleo que los hombres, es menos probable que tengan un teléfono móvil o utilicen Internet móvil", asegura. 

En cuanto a los distintos usos que hacen las personas de los teléfonos móviles, destacan especialmente los incrementos de las videollamados, la escucha de música y el visionado de vídeos. Sin embargo, también hay una brecha de género en este aspecto, ya que las mujeres registran menos número de usos que los hombres.

Otro aspecto clave que apunta el informe y que justifica los enormes beneficios que tiene impulsar el acceso de las mujeres a servicios de Internet móvil es que en muchas ocasiones el dispositivo móvil es la única vía acceso que tienen para conectarse a Internet.

Así, en la mayoría de los países analizados es más probable que más mujeres que hombres accedan exclusivamente a Internet a través de sus teléfonos. Por ejemplo, en Kenia el 63% de los hombres que usan Internet lo hacen únicamente mediante un dispositivo móvil, mientras que en el caso de las mujeres este porcentaje aumenta hasta el 79%. 

"Para que las mujeres se conviertan en ciudadanas iguales en un mundo postcovid más digital, cerrar la brecha de género móvil nunca ha sido más crítico", ha advertido el directo general de la GSMA, Mats Granryd.

Por ello, ha reclamado a los políticos, el sector privado y la comunidad internacional que tomen nota de los "importantes hallazgos" expuestos en este informe porque, en su opinión, solo "una acción concertada y la colaboración permitirán a las mujeres y sus familias aprovechar todos los beneficios de la conectividad".