La química como ventana de oportunidad.

La química como ventana de oportunidad.

La tribuna

Unos ODS con mucha química

3 marzo, 2020 07:00

El Año Mundial de la Tabla Periódica nos ha traído a la memoria que España ha descubierto dos elementos, el Wolframio y el Platino, y a medias con Suecia el Vanadio. Lo hizo en un periodo de poco más de 50 años, entre mediados del siglo XVIII y los albores del XIX, cuando la explosión comercial tras el descubrimiento de América había convertido a nuestro país en una potencia química, con desarrollos insólitos como el uso del mercurio para la extracción del oro. Hoy la industria química representa el 15% del sector secundario, que a su vez ha retrocedido en las últimas dos décadas hasta apenas el 11,5% del PIB. Con ser importante, en fin, ha perdido esplendor.

A nuestro vicepresidente de los ODS 2030 (Objetivos de Desarrollo Sostenible), Pablo Iglesias, le gustará saber que la ONU ha situado a la química en el centro del escenario, porque uno de los retos, sobre todo en materia medioambiental, es conciliar la inevitable expansión del sector con la reducción de emisiones contaminantes y la eficiencia energética. Difícil cometido. Todo un desafío tecnológico del que saldrán victoriosos los países que logren promover un sector químico de alto valor añadido (¿pensar en electrones  y bits en lugar de en átomos y moléculas?), frente a la industria dirigida por bajos precios. Ahí tiene el Gobierno una ventana de oportunidad para promover la innovación empresarial y la captación de inversiones durante la próxima década. 

Un reciente informe del United Nations Environment Programme apunta que la industria química mundial doblará sus ventas hasta 2030, y alcanzará los 6,6 billones de dólares (más que el PIB de Francia), sin contar a las farmacéuticas. China se ha convertido en la primera potencia científica por número de investigadores, publicaciones y citas, y en 2030 se espera que represente el 50% de la facturación mundial del sector. Una cuestión clave es si sabrá transferir ese conocimiento de vanguardia a la industria o se seguirá aferrando a la franja de menos valor añadido, de bajos precios. Interesante saber que los huesos, músculos y cartílagos, valga la imagen, de los dispositivos físicos de la industria 4.0 serán fundamentalmente chinos. La otra cuestión clave es si el sector químico conseguirá crecer tanto, ¡un 100% en 10 años!, respetando los ODS.

Y ahí es donde está, vicepresidente, insisto, nuestra ventana de oportunidad: desarrollar un sector químico de alto valor añadido y respetuoso con los ODS para aprovechar el enorme salto de demanda que se producirá durante la próxima década, generando riqueza y conocimiento de élite con sello español. Eso implica hacer política empresarial, ay, si es que es posible en España.

Eugenio Mallol es director de INNOVADORES
rn 

Ahora en portada

La startup ganadora reemplaza con residuos de lana las burbujas de plástico en embalajes.

La sostenibilidad y el blockchain, tendencias clave en el este de Europa

Anterior
La startup ganadora reemplaza con residuos de lana las burbujas de plástico en embalajes.

La sostenibilidad y el blockchain, tendencias clave en el este de Europa

Siguiente

EL ESPAÑOL

Operar con instrumentos financieros o criptomonedas conlleva altos riesgos, incluyendo la pérdida de parte o la totalidad de la inversión, y puede ser una actividad no recomendada para todos los inversores. Los precios de las criptomonedas son extremadamente volátiles y pueden verse afectadas por factores externos como el financiero, el legal o el político. Operar con apalancamiento aumenta significativamente los riesgos de la inversión. Antes de realizar cualquier inversión en instrumentos financieros o criptomonedas debes estar informado de los riesgos asociados de operar en los mercados financieros, considerando tus objetivos de inversión, nivel de experiencia, riesgo y solicitar asesoramiento profesional en el caso de necesitarlo.

Recuerda que los datos publicados en Invertia no son necesariamente precisos ni emitidos en tiempo real. Los datos y precios contenidos en Invertia no se proveen necesariamente por ningún mercado o bolsa de valores, y pueden diferir del precio real de los mercados, por lo que no son apropiados para tomar decisión de inversión basados en ellos. Invertia no se responsabilizará en ningún caso de las pérdidas o daños provocadas por la actividad inversora que relices basándote en datos de este portal. Queda prohibido usar, guardar, reproducir, mostrar, modificar, transmitir o distribuir los datos mostrados en Invertia sin permiso explícito por parte de Invertia o del proveedor de datos. Todos los derechos de propiedad intelectual están reservados a los proveedores de datos contenidos en Invertia.

© 2021 El León de El Español Publicaciones S.A.