El gestor de la fortuna de Juan Carlos I en Suiza, Arturo Fasana, se desplazaba personalmente a Villars-sur-Ollon, al dúplex de lujo que el rey emérito y Corinna Larsen compartieron entre 2009 y 2012, para entregarle en metálico las cantidades que su cliente le pedía en sus visitas al país helvético.

Noticias relacionadas

Así lo declaró Fasana al fiscal de Ginebra Yves Bertossa en la comparecencia que el dueño de Rhône Gestion realizó el 18 de septiembre de 2018 como investigado por un presunto delito de blanqueo de capitales.

Fasana fue nombrado por Juan Carlos I administrador de la Fundación Lucum, constituida en 2008 para recibir un dinero procedente de Arabia Saudí: 100 millones de dólares estadounidenses (unos 64 millones de euros) que, según el entonces jefe del Estado, le "regalaba" el rey saudí Abdalá bin Abdulaziz al-Saúd, fallecido en 2015.

Bertossa investiga el origen de ese dinero y si fue, en realidad, una sobrecomisión pagada por el consorcio de empresas españolas que resultaron adjudicatarias del contrato para la construcción del tren AVE entre Medina y La Meca. Aunque la adjudicación no se formalizó hasta octubre de 2011, la licitación de ese macroproyecto, por importe de 6.736 millones de euros, se produjo en 2006.

La sospecha es que los adjudicatarios del Ave del desierto habrían añadido una cantidad de más a la comisión pagada a cambio del contrato y esa sobrecomisión habría ido destinada al Rey por haberles ayudado a conseguirlo.

Fasana, que figuraba como presidente de Lucum, era el que administraba los fondos y realizaba los movimientos del dinero depositado en la cuenta que abrió en la banca Mirabaud, mientras que el abogado suizo Dante Canónica era el secretario de la fundación.

Según explicaron ambos a Bertossa, el nombre de Juan Carlos aparece en un formulario depositado en el banco como beneficiario económico de la fundación.

5,5 millones en cash

El fiscal de Ginebra preguntó al administrador de la fortuna suiza del Rey por el motivo de las numerosas retiradas de dinero en metálico de la cuenta bancaria de Lucum. Entre octubre de 2008 y marzo de 2012 se sacó dinero por un importe total de 5,5 millones de euros.

"Son retiradas en favor de Juan Carlos I. Todas fueron hechas a petición suya", contestó Fasana.

El dinero "era remitido directamente bien a Juan Carlos I, bien a personas que él enviaba", añadió.

El procedimiento era el siguiente: "Cuando Juan Carlos I deseaba hacer una retirada, me llamaba por teléfono y me indicaba el montante a retirar. Un empleado de Rhône Gestion iba al banco Mirabaud para hacer la retirada".

Luego el dinero era llevado a las oficinas de Rhône Gestion. "Entonces, o bien Juan Carlos I enviaba a alguien a recoger el dinero o yo iba a Villars para devolverle los fondos".

Fasana explicó que el rey de España "utilizaba ese dinero para sus necesidades personales, pero yo no sé exactamente qué gastos efectuaba. Debo decir que es un hombre muy generoso".

No obstante, matizó que Juan Carlos I "nunca me ofreció dinero" por esas gestiones "ni recibí comisiones cuando le llevaba dinero en metálico".

Documento firmado por Arturo Fasana para el banco Mirabaud solicitando la retirada de un millón de euros.

Bertossa le preguntó por una retirada concreta: 1 millón de euros fueron sacados de la cuenta de Lucum el 17 de noviembre de 2011. Pero Fasana no disipó la duda: "No tengo ningún recuerdo particular de esta retirada. Me imagino que fue igualmente una retirada a favor de Juan Carlos I".

La compra del dúplex

Los "préstamos" que el rey le hizo a Corinna Larsen en 2009 para que adquiriera a su nombre y al de su madre el dúplex de Villars-sur-Ollon fueron también objeto del interrogatorio.

Las transferencias partieron de Lucum y se articularon a través de dos sociedades, Calden y Siam, y ascendieron a un importe total de 2.199.000 euros.

"Son los préstamos concedidos por Juan Carlos I para la compra de un apartamento en Villars-sur-Ollon", confirmó Fasana que, sin embargo, manifestó que esta operación la llevó Canonica y precisó que él no tuvo "nada que ver" con Calden o Siam.

- ¿Se redactaron contratos de préstamo?, preguntó el fiscal

- No lo sé. Tendría que decirlo Dante Canónica, señaló el gestor.

El dúplex que Corinna adquirió con el préstamo de Juan Carlos I se encuentra en la estación suiza de Villars, entre el lago Léman y Gstaad.

El dúplex -llamado precisamente The Royal- se encuentra en el exclusivo hotel RoyAlp, que forma parte del complejo de lujo Domaine Rochegrise.

Un reportaje de Ana Romero y Moeh Atitar publicado en EL ESPAÑOL en 2015 daba cuenta de que la presencia del rey Juan Carlos en este lugar, que él mismo estrenó junto a Corinna en febrero de 2009 era "un secreto a voces”.

El acceso al apartamento, a través de un ascensor privado, es especialmente discreto. La estancia tiene dos plantas, con un total de 300 metros cuadrados que en 2015 se podía alquilar por unos 7.000 euros diarios. Dos años antes, en el otoño de 2013, Corinna se desprendió de él.

El cierre de Lucum

Arturo Fasana aseguró que tampoco intervino en el cierre de la cuenta de la Fundación Lucum en el banco Mirabaud. Todos los activos fueron transferidos a una cuenta de Corinna Larsen en el banco Gonet, en Bahamas. "Esto fue organizado por Dante Canonica", explicó el responsable de Rhône Gestión. 

"Dante me dijo que el rey Juan Carlos había decidido hacer una donación a Corinna Larsen. Creo que la motivación de esta donación estaba relacionada con los cambios en la práctica [bancaria] y con cambios legislativos en Suiza en relación con la evasión fiscal", dijo Fasana.

En su declaración, el gestor deja traslucir su escasa sintonía con la examiga del Rey. "Tuve muy poco contacto con ella", manifestó. "Como yo no apreciaba la personalidad de Corinna Larsen, no me ocupé de esta donación. No me reuní con el rey Juan Carlos con este propósito, fue Dante quien lo hizo".

Fasana aseguró que la orden de transferencia a favor de Corinna fue firmada por el Rey y "en mi expediente estaba el contrato de donación a favor de ella". También fue Canonica el que preparó el contrato.

"Después del cierre de la cuenta de Lucum, no tuve más contacto con Corinna, así que no sé cómo se manejaron los activos con el Banco Gonet", precisó.