A lo largo de décadas, fueron muchas las fortunas españolas que contrataron con absoluta discreción los servicios del despacho en Ginebra del abogado Dante Canonica, especializado en derecho financiero, grandes patrimonios y sociedades.

Noticias relacionadas

Pero el letrado suizo es conocido en este país por ser el socio del gestor del Rey emérito, Arturo Gianfranco Fasana. No obstante, su nombre saltó a la prensa en España en 2009 dentro de la investigación de la trama Gürtel, en la que apareció vinculado a Francisco Correa.

En la investigación sobre los bienes de Don Juan Carlos, el rastreo del papel de Canonica y Fasana ha sido una pieza clave, que fue puesta en el tablero por Corinna Larsen, la antigua 'amiga entrañable' del Rey emérito.

Corinna junto al rey emérito. EFE

En julio de 2018, este periódico sacó a la luz unas grabaciones del excomisario Villarejo que contenían una conversación de Larsen y su amigo Juan Villalonga (expresidente de Telefónica) en Londres.

En ellas, Corinna contaba cómo a través de Canonica, Don Juan Carlos habría creado "estructuras" opacas en las que ponía propiedades a su nombre que luego le reclamaba, utilizándola como un testaferro. La motivación de esa práctica no sería sentimental, sino fiscal, ya que Larsen residía en Mónaco.

Poco después, en agosto de 2018, los despachos de Fasana y Canonica fueron registrados por orden del fiscal de Ginebra Ives Bertossa. En aquella operación, los agentes policiales encontraron, entre otros, documentación vinculada a movimientos financieros de Don Juan Carlos y su primo Álvaro de Orleans.

El príncipe también había sido señalado por Corinna como uno de los testaferros del Rey emérito en la famosa grabación de Villarejo en la capital británica.

Imputados por blanqueo

Meses después, la examiga del Rey emérito, Fasana y Canonica fueron imputados en Suiza por un delito de blanqueo agravado de capitales, penado con hasta cinco años de cárcel en ese país.

Larsen tuvo que testificar el 19 de diciembre de 2018 en la Fiscalía de Ginebra. Desde entonces, la Justicia española está a la espera de acceder al contenido de esa declaración que no ha sido enviada a Madrid por la negativa de la investigada.

Pero en este tiempo, ha sido posible saber que en los discos duros incautados en aquella operación policial se encontró información sobre las supuestas comisiones que cobró Don Juan Carlos en la adjudicación del AVE Medina-Meca. El pasado marzo, el diario Tribune de Genéve publicó que existían pruebas documentales de un pago de 100 millones de dólares.

En esta investigación, también se ha descubierto una cuenta del Rey emérito a nombre de la Fundación Lucum de Panamá, en la banca suiza Mirabaud. Se trata de una cuenta abierta en 2008 en la que se ingresaron cerca de 65 millones de euros por orden del Ministerio de Finanzas de Arabia Saudí, entre otros.

Arturo Fasana sería el presidente de esa Fundación, en la que Canonica figuraría como secretario. Larsen habría recibido un pago de Lucum poco antes de que fuera disuelta.

Un respetado abogado

Nacido en el pueblo del cantón Tesino, en la suiza italiana, Dante Canonica es un conocido abogado de Ginebra, que dirige el despacho Canonica Valticos de Preux Associés.

En el país helvético no solo es conocido y respetado por su trabajo como abogado asesor de importantes firmas y empresas. También ha formado parte de consejos de administración de compañías suizas y extranjeras. Algunas con sede en Malta o Luxemburgo.

Con este perfil, Canonica se convirtió en un socio necesario para Fasana, el gestor de Don Juan Carlos, con quien creó una estructura encargada de ocultar el rastro de grandes fortunas españolas para enviar su patrimonio a paraísos fiscales. Esa red fue bautizada en clave con el nombre Soleado (en referencia al buen clima español).

También de nacionalidad suiza, Fasana fue investigado en España por su presunta participación en una trama de delitos -entre ellos, fraude fiscal y blanqueo de capitales- y tuvo que declarar ante el juez en España por el caso Gürtel en 2009. Su nombre también ha estado ligado a otros escándalos como el caso Emperador. 

En el caso de la investigación de la financiación en B del PP, Canonica también acudió a testificar y colaboró estrechamente con la Justicia española, según trascendió en aquel momento.