El juicio al exjefe de los Mossos d'Esquadra Josep Lluis Trapero por su intervención en el proceso unilateral de independencia de Cataluña se reanudará el próximo 8 de junio, cuatro días después del levantamiento de la suspensión de los procesos judiciales impuesta por el estado de alarma.

Noticias relacionadas

En el proceso también están acusados el exsecretario general de Interior de la Generalitat César Puig, el exdirector de los Mossos Pere Soler y a la intendente Teresa Laplana.

En su escrito provisional de acusación, la Fiscalía pidió para Trapero, Puig y Soler 11 años de cárcel por un supuesto delito de rebelión y 4 años de prisión por sedición para Laplana. No obstante, el teniente fiscal de la Audiencia Nacional, Miguel Ángel Carballo, sugirió al comienzo de la vista el pasado 20 de enero que modificará a la baja los cargos contra ellos a la vista de que el Tribunal Supremo no acogió el cargo de rebelión en la sentencia dictada contra los exmiembros del Gobierno catalán el 14 de enero de 2014.

La Fiscalía sigue manteniendo, no obstante, que Trapero fue "una pieza clave" para "impedir o dificultar gravemente el cumplimiento de las órdenes emanadas de los tribunales con la finalidad de llevar a cabo el proceso secesionista".

En el escrito de acusación se afirmaba que el exresponsable de los Mossos "dio cobertura efectiva a las actuaciones de una parte de la población catalana movilizada desde las instituciones autonómicas y las asociaciones independentistas para imponer por la fuerza de las masas derechos de los que carecían y apoyar la efectividad de las normas abiertamente inconstitucionales emanadas del Parlament y del Govern" de Puigdemont,

La Sección Penal Primera suspendió el juicio el pasado 13 de marzo debido a la pandemia del Covid-19.

Para el día 8 de junio está previsto que se anuncien las conclusiones definitivas del Ministerio Fiscal. El día 15 las defensas elevarán sus conclusiones a definitivas y el fiscal hará su informe final. Los días 16 y 17 se dedicarán a los informes de las defensas y a la última palabra de los acusados.

Si las defensas muestran su acuerdo por escrito, los acusados participarán en las sesiones que quedan mediante videoconferencia desde un órgano judicial de Barcelona.