El magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena, instructor de la causa del 'procés', va a comunicar de forma inmediata a las autoridades belgas que el expresidente Carles Puigdemont no tiene inmunidad porque no es miembro del Parlamento Europeo.

La comunicación de Llarena es la contestación a una consulta que ha recibido esta madrugada de las autoridades belgas, a traves de Interpol, para que aclare si Puigdemont goza de la prerrogativa de la inmunidad y, por lo tanto, no podría ser sometido a un proceso penal sin la autorización del Parlamento de Bruselas. Es uno de los argumentos de la defensa de Puigdemont para eludir su entrega a España.

Llarena se dispone a responder a la consulta que Puigdemont carece de dos requisitos imprescindibles para haber adquirido la condición de europarlamentario. De un lado, no ha acatado la Constitución Española ante la Junta Electoral Central, tal como exige el artículo 224 de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General. Y de otro, como consecuencia de lo anterior, no ha tomado posesión del escaño en Bruselas.

Según ha informado el Tribunal Supremo, Llarena explicará en su escrito que, en cualquier caso, la confirmación de que Puigdemont no es miembro del Parlamento Europeo puede instarse directamente a la Eurocámara.

 
El instructor reclamó el pasado lunes a la Justicia belga la entrega de Puigdemont para que sea juzgado de presuntos delitos de sedición y malversación de fondos como dirigente del proceso secesionista unilateral de Cataluña.

La euroorden contra el expresidente catalán se cursó nada más conocerse la sentencia que ha condenado a los exmiembros de su Gobierno a penas de entre 9 y 13 años de prisión.