Carmen Lucas-Torres Gonzalo Araluce

El juez Supremo de Perú, César Hinostroza, perseguido por la Justicia de su país por pertenecer, presuntamente, a la organización criminal Cuellos Blancos del Puerto desde la que habría hecho nombramientos ilegales del Poder Judicial, entre otros delitos, se ha enfrentado este miércoles a una vista de extradición en la Audiencia Nacional. 

Noticias relacionadas

Durante la vista celebrada ante la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Hinostroza ha negado los hechos por los que se le acusa y se ha presentado como víctima de una persecución política por parte del presidente de Perú, Martín Vizcarra. Ha pedido no ser extraditado porque "allí los jueces dictan prisión inmediatamente y compartiría celda con peligrosas personas a las que he condenado".

El juez peruano, una de las altas instituciones judiciales de su país ahora destituido, sostiene que las acusaciones contra él partieron del Congreso de Perú y después pasaron a la Fiscalía del país, para lo que ha mostrado varias capturas de declaraciones públicas del presidente peruano en las que pedía que se investigara a Hinostroza. 

El juez Supremo de Perú, que se enfrentaría a 15 años de prisión por los delitos de pertenencia a organización criminal, tráfico de influencias y negociaciones prohibidas en su país, se ha referido a la situación de las cárceles de Perú para pedir no ser extraditado y al arraigo que tiene en España, donde vive una de sus hijas. También ha dicho que su hija menor fue detenida en el aeropuerto de Lima cuando intentaba viajar a España para encontrarse con él.

Sus pasos en España

Hinostroza huyó de Perú el 9 de octubre de 2018, una vez se había abierto un procedimiento penal en dicho país. Lo hizo a través de Ecuador, desde donde viajó a Amsterdam y, en lugar de pedir asilo allí, lo hizo en una comisaría de Madrid, donde fue detenido. 

El juez de la Audiencia Nacional José De la Mata decidió enviarle a prisión provisional hasta su extradición para evitar su fuga, dados los graves delitos de los que era acusado. Aunque no corresponde a la Justicia española valorar el fondo de la investigación peruana, el auto del juez de la Audincia Nacional permitió conocer la investigación que se sigue en Perú contra Hinostroza. 

De la información "lacónica aunque contundente" que Perú aportó a De La Mata, éste consideró que podía extraerse que "los hechos imputados reflejan que la persona reclamada sería el líder de una organización criminal destinada a la comisión de delitos de corrupción a funcionarios en el Poder Judicial peruano, así como a ocuparse de realizar nombramientos y ratificaciones ilegales dentro del Poder Judicial, en connivencia con otras instituciones del Estado, entre las que (Perú) cita nada menos que al Consejo Nacional de la Magistratura, Corte Superior de Justicia de Callao y Segunda Sala Penal Transitoria de la Corte Superior de la República. Estos delitos podrían alcanzar una pena máxima de 15 años de prisión". El juez explicaba también que dichos delitos, además, tienen equivalentes en el Código Penal español.