Hasta el pasado 28 de diciembre Jordi Magentí era el único investigado por la muerte de Marc Hernández y Paula Mas, la pareja de 23 y 21 años cuyos cadáveres aparecieron en el pantano de Susqueda (Gerona) el pasado agosto. 

Sin embargo, la Audiencia de dicha provincia que acordó dejar en libertad a Magentí abre ahora el abanico de posibilidades a más personas que también estuvieron en la zona aquel 24 de agosto, cuando se cometió el crimen. 

Según los magistrados, los Mossos d'Esquadra y la Fiscalía no tuvieron en cuenta para abrir una investigación las declaraciones de dos vecinos que situaron a otros posibles sospechosos en el lugar de los hechos aquél día.

Un vecino declaró ante la policía "que el día de la desaparición O. (otro vecino) le manifestó por teléfono que vio un Land Rover modelo Defender blanco (como el de Magentí) por la zona y que cuando estaba por la playa cerca del campamento vio una barca con motor eléctrico con dos individuos de negro con barba y que al verle marcharon rápidamente".

"Preguntado si él estaba en la playa dice que no, que era O. Lo cual fue corroborado por O. al manifestar a preguntas de los investigadores que 'si estaba en el lugar y los vio'", se recoge en el auto de la Audiencia de Gerona.

Una declaración sobre la que, según reprochan los magistrados de la Sección Cuarta no se abrió investigación. Tampoco tuvieron en cuenta los Mossos la declaración de otro vecino al que le desapareció una barca y que se refirió a la "gente muy mala por la zona, rusos, marroquíes..." . Otro vecino al que también se tomó declaración dijo sobre el anterior que "no le desapareció la barca sino que se la habían hundido un grupo de marroquíes llegando a precisar cómo lo habían hecho (agujereándola y hundiéndola)".

Nuevas investigaciones

Magentí (a pesar de haber permanecido 10 meses en prisión preventiva) no es el único sospechoso, ahora, de haber acabado con la vida de los jóvenes. De hecho, la Audiencia considera que "no hay indicios suficientes" contra él para mantenerle en prisión preventiva. 

El auto de la Audiencia también pone la atención en un ciudadano francés, V.P.V., que se encontraba en la zona aquél día y sobre el que su país había solicitado una investigación judicial (comisión rogatoria) a España. 

Con el único investigado hasta ahora en libertad, la policía catalana ha abierto nuevas líneas de investigación. Según han ido adelantando los medios catalanes, dichas investigaciones girarían alrededor de un exlegionario que estaba en la zona el día de los hechos y pudo discutir con la pareja y a dos asistentes a una fiesta rave que se celebró horas antes del suceso. Precisamente Marc Hernández (el joven presuntamente asesinado) era asiduo a este tipo de fiestas.

El abogado de las víctimas, Carles Monguilod, mantiene que Joan Magentí continúa siendo el principal sospechoso para la Justicia. De ahí que no vaya a recurrir el auto de la Audiencia de Gerona que lo puso en libertad y que, por otro lado, desmonta toda la investigación realizada por los Mossos y la Fiscalía. 

Fuentes de la defensa de Magentí, por su parte, consideran que la instrucción debería volver al punto de partida puesto que desde el principio se entendió que el crimen se produjo tras un "encuentro ocasional" entre personas que no se conocían de nada y se descartó investigar la entorno de las víctimas.