Manifestación de periodistas frente al Tribunal Supremo.

Manifestación de periodistas frente al Tribunal Supremo. EFE

Tribunales

Cientos de periodistas se manifiestan frente al Supremo por el derecho al secreto profesional

Cientos de periodistas se han manifestado este viernes frente al Tribunal Supremo, en la plaza de la Villa de París de Madrid, como protesta por el ataque al derecho constitucional del secreto profesional producido en Mallorca, donde la Policía ha requisado móviles a dos redactores en busca de una filtración. 

Representantes de distintos medios han leído un manifiesto en la línea de sendos escritos presentados ante la Fiscalía General del Estado y el Consejo General del Poder Judicial este miércoles y jueves, en los que denunciaron "la insólita e injustificable intromisión" en los derechos constitucionales producida en el marco del caso Cursach. El juez, con el apoyo de la fiscalía, autorizó registrar las redacciones y retirar a los dos periodistas Kiko Mestre y Blanca Pou sus teléfonos móviles en una pieza secreta en la que se investiga un presunto delito de revelación de secretos. 

Sin embargo, los periodistas no están investigados y por tanto se han visto desprotegidos, con la amenaza de que sus fuentes hayan sido desveladas. En protesta por esta decisión, trabajadores de todos los medios se han sumado a la protesta en Madrid tras una pancarta en la que podía leerse: "Nuestro secreto profesional, tu derecho a la información". Durante la concentración se han escuchado lemas como "Sin periodismo no hay democracia" o "el secreto no se toca". 

Manifestación de periodistas frente al Tribunal Supremo.

"Atropello inaceptable"

A la concentración han asistido representantes de distintas asociaciones periodísticas y sindicatos, así como Javier Moll, presidente de Prensa Ibérica, grupo al que pertenece Diario de Mallorca, y el presidente de Europa Press, Asís Martín de Cabiedes y el director de la agencia, Javier García Vila.

El presidente de Europa Press ha calificado de "atropello inaceptable" la manera en que se requisó los ordenadores a los periodistas, entrando en la redacción y llevándose los útiles de trabajo de los periodistas.

Por su parte, el presidente de Prensa Ibérica ha destacado que "al cercenar las fuentes de los periodistas se está impidiendo el derecho a la información de los ciudadanos".