La apuesta por Salvador Illa le habría salido bien al presidente del Gobierno y líder del PSOE, Pedro Sánchez, según el sondeo realizado por GAD3 para TVE y TV3. Según el seguimiento electoral de esta compañía demoscópica, Illa se proclamaría ganador de las elecciones catalanas del 14-F con un 24,5% de los votos y de 34 a 35 escaños en el Parlamento catalán. La encuesta de SocioMétrica para EL ESPAÑOL, por el contrario, da como ganador a Junts (23,1%), con el PSC en segundo lugar (20,2%) y ERC tercero (18,5%).

Noticias relacionadas

El PSC quedaría primero a la salida de las urnas, pero su candidato tendría verdaderas dificultades para formar gobierno. A sólo dos décimas (24,3%) de los socialistas en sufragios, quedaría Esquerra Republicana, aunque con más diputados, entre 36 y 38. En tercera posición, ya algo descolgado con un 20,5% de los votos, quedaría Junts. El partido de Carles Puigdemont, en todo caso, alcanzaría entre 30 y 33 escaños.

Así, más allá de la posible victoria del PSC, las dos formaciones independentistas mayoritarias quedarían por sí solas muy cerca de la mayoría absoluta, fijada en los 68 escaños. Una barrera que rebasarían de largo sumando a los siete representantes de la CUP que calcula esta encuesta, con un 5,4% de los apoyos electorales.

Mayoría 'indepe'... o de PSC+ERC

Más allá de que al final entre o no PDeCAT en el Parlament, las tres formaciones independentistas sumarían más de la mitad de los votos, el 50,2%. Pero también es cierto que si PSC y ERC han abominado durante la campaña de un posible "tripartito" con los Comunes, este resultado haría innecesario sumar a la marca catalana de Pablo Iglesias: PSC y ERC, juntos, podrían gobernar holgadamente.

Así, Pere Aragonès -o más bien, Oriol Junqueras- podría elegir socio: o Salvador Illa o repetir la mayoría independentista de la mano de una coalición con JxCat, que esta vez encabeza Laura Borràs

Pere Aragonés, en una de sus visitas a Oriol Junqueras en Lledoners. Efe

Es más, según GAD3, el PDeCAT, partido heredero de la vieja Convergència, aún podría entrar en el Parlament si consigue rentabilizar bien el 2,5% de los sufragios que le otorga el sondeo. La formación por la que en estos últimos días ha hecho campaña el expresident Artur Mas podría alcanzar hasta dos diputados en la mejor de sus expectativas.

Donde todas las encuestadoras coinciden en esta última semana de campaña y a la salida de las urnas del 14-F es en el descalabro de Ciudadanos y el castigo para el PP que supone la irrupción de Vox en Cataluña. Los liberales pasarían de los 36 escaños de diciembre de 2017, cuando se alzaron con la victoria electoral, a entre 6 y 7 diputados, con el 5,3% de los votos.

No muy lejos de ellos, el PP sumaría entre 4 y 5 escaños, con el 4,6% de los votos. Pero por delante de ambos se colocaría Vox, que entraría en la Cámara autonómica catalana con los mismos 6-7 escaños que obtendría Cs, pero con más votos, hasta el 5,9%.

Según este sondeo, En Comú Podem lograría guardar la cuarta plaza, es decir, la del primero tras los tres grandes. Pero con una diferencia aún menor que las dos décimas que le darían el triunfo final a Illa. Los morados habrían logrado el 6% de los votos, una décima más que Vox, pero los mismos escaños, entre 6 y 7.

Con todo, el vaticinio con el que Illa se presentó a las elecciones, que reveló en su primera entrevista como candidato en EL ESPAÑOL, se torna casi imposible: el govern en minoría de PSC y los Comunes, sólo podría apoyarse en unos 40 escaños y dependería siempre, para sacar adelante cualquier medida, de ERC... que de cumplirse este escenario, se podría proclamar como ganadora en escaños y (muy cerca) en votos.