La ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias, insiste en que Castilla y León no puede adelantar el toque de queda respecto a los márgenes que permite el estado de alarma y llama a su Gobierno, así como al resto de ejecutivos autonómicos, a ser "absolutamente exquisitos en el cumplimiento de la ley".

Noticias relacionadas

"El principio de legalidad y el Estado de Derecho nos atañen a todos", ha recordado Darias, que ha renovado el compromiso de modificar el decreto de alarma si así se acuerda en el próximo Consejo Interterritorial, como avanzó el sábado el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

La ministra ha concretado que en el anterior consejo, el pasado miércoles, tres regiones pidieron endurecer el toque de queda. Esto puede suceder pero ha de ser "de consenso", ha insistido la responsable de Política Territorial, entrevistada en Onda Cero. "Hay un espacio para la política, juntos avanzamos más".

En esta línea, ha defendido que "las decisiones unilaterales no nos llevan a nada", no sin valorar el "esfuerzo" de Castilla y León para frenar la pandemia de la Covid-19.

La Navidad

Preguntada por la Navidad, en concreto por las declaraciones del director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón señalando la irresponsabilidad ciudadana como responsable de la tercera ola -"la gente se lo pasó mejor de lo que lo que se lo debía haber pasado"-, Darias ha negado que se "cargue la culpa" sobre los españoles.

Eso sí, ha recalcado que en aquellos días "la movilidad se incrementó los contactos familiares también" y que "en torno al 80% de los contagios se ha producido en el entorno familiar". Pese a esto, cree que las medidas de Sanidad fueron las adecuadas: "Hubo un plan razonablemente restrictivo para hacer compatible las fiestas con mantener el virus a raya".

De hecho, ha explicado que "con lo mucho que ya sabemos del virus", es posible no aplicar medidas generales y contundentes y optar por lo que ha llamado "microcirugía". Se ha referido por ejemplo a los colegios como "entornos bastante seguros".