Unidas Podemos ha celebrado una reunión de su Consejo Confederal en vísperas del día de la Constitución. Pablo Iglesias ha sido el encargado de lanzar la primera arenga. Ha celebrado que "hay Gobierno de coalición para rato" y ha llamado a los jóvenes a "construir la República": "¡Será realidad más temprano que tarde!".

El vicepresidente del Ejecutivo cree haber confeccionado ya una estrategia que le mantendrá en Moncloa durante "mucho tiempo". A su juicio, las "derechas" se "expulsan del Estado" por su "incapacidad para pactar con fuerzas moderadas no españolistas".

Visiblemente entusiasmado, Iglesias ha laudado que la mayoría de la investidura haya sido también la de los Presupuestos. No ha ocultado que ese conglomerado de fuerzas "favorece" más a Podemos que al PSOE y se ha "congratulado" de crear junto a Bildu y ERC una "España más fraterna". De hecho, ha reivindicado la inclusión de separatistas vascos y catalanes en la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ): "El Estado es de todos. Tienen que participar".

También ha aplaudido haber expulsado a Ciudadanos de la ecuación negociadora. Con los de Arrimadas -según Iglesias-, el Gobierno habría implementado "políticas de derechas gracias a los votos de la izquierda".

Iglesias ha vuelto a describir el pacto con los separatistas como "una mayoría de legislatura", pero también de "dirección de Estado". A ojos del vicepresidente, este pacto le brindará "estabilidad" y "mucho tiempo" en el poder, ya que la oposición "no tiene proyecto de país".

"Tienen muy difícil gobernar. Cada vez que dicen que les sobran los votantes nacionalistas reconocen que van a estar alejados del Estado y del Gobierno durante mucho tiempo. Porque el Estado no es suyo, sino de todos", ha remachado.

El mandatario de Unidas Podemos ha revelado que lleva "siete años trabajando duro" para posibilitar esa "mayoría parlamentaria": "Algunos poderes no querían que ocurriera, pero se trata de una dirección de Estado histórica".

"Las cloacas"

En clave vicitimista, ha buscado la movilización de los suyos con esta postdata: "Hemos aguantado el desgaste frente a las tribunas del poder mediático. Nos ha tocado aguantar cloacas y una presión que no ha aguantado nadie".

"Estamos siendo capaces de consolidar una cultura de coalición muy positiva en términos de cumplimiento del programa. Estos días me preguntaban en varias entrevistas sobre las diferencias internas como si fuera algo negativo. Hemos demostrado que sucede todo lo contrario", ha aseverado sobre la disputa con los ministros moderados del PSOE.

Según Iglesias, la tensión y el conflicto "son la base del progreso de la democracia": "Los conflictos sociales son el motor histórico de los avances democráticos. Por eso existen los derechos sociales y la jornada laboral de ocho horas. Porque hubo conflicto".

En esa dialéctica mediante la que combina el activismo con la labor de Gobierno, ha llamado a las organizaciones y a los sindicatos a "presionar" a Moncloa: "Nos habíamos acostumbrado a que sólo lo hiciera el Ibex".

Iglesias ha razonado que los Presupuestos y el resto de medidas gubernamentales no llegan "tan lejos" como le gustaría. Por ejemplo en materia de "justicia fiscal". Sin embargo, se ha dicho "orgulloso" de lo "logrado" hasta ahora. "Hemos demostrado que es posible otra manera de afrontar una crisis. La austeridad liberal provocó un gran sufrimiento; hoy existe un gran consenso en torno a políticas neokeynesianas".

A modo de conclusión, ha pedido a su militancia más joven que mire hacia un "horizonte republicano": "Será realidad en nuestra patria más temprano que tarde. República es juventud, feminismo y futuro".