El discurso del Ayuntamiento de Madrid poco tiene que ver con el de la Comunidad. Sus gobiernos están formados por los mismos partidos -PP y Ciudadanos-, pero su acción política viaja por derroteros distintos.

Noticias relacionadas

Almeida y Villacís -acalde y vicealcaldesa- estuvieron de acuerdo con la restricción de cerrar Madrid, aunque no con el camino legal emprendido por Salvador Illa. Ayuso no compartía ni una cosa ni la otra. Ahora, después de que el TSJM haya tumbado el perímetro que Sanidad implantó alrededor de la capital, el equipo municipal pide a la Comunidad que negocie con el ministro y exhiba verdadera vocación de pacto.

Así se encargaron de trasladarlo los mandatarios municipales en rueda de prensa tras consensuarlo en la Junta de Gobierno. "Por favor, que no hagan un triunfo de ello", reiteran las fuentes consultadas por este diario. Un mensaje que también se han ocupado de hacer llegar al despacho de Díaz Ayuso.

El Ejecutivo municipal teme que la resolución judicial sea convertida por la Comunidad en más munición contra el Ministerio de Sanidad. La presidenta regional, en su primer discurso, tendió la mano a Moncloa -también lanzó varias estocadas-, pero no llegará la calma al Ayuntamiento hasta que el pacto se vea refrendado.

En privado, José Luis Martínez-Almeida se ha mostrado contrario a la vía de la confrontación elegida tanto por Sánchez como por Ayuso. Villacís, que puede hablar en libertad al no compartir partido con ninguno de los contendientes en la batalla, ha llamado en público una y otra vez a aparcar esa guerra que "tanto desasosiego produce en los ciudadanos".

De Cibeles a Sol

Poco después de que Ayuso presentara su recurso ante los tribunales -lo ha retirado tras pronunciarse el TSJM-, Almeida pidió "perdón" a los madrileños por la "confusión causada", aunque se vio obligado al equilibrismo para apostillar que compartía la decisión de su compañera de ir a los tribunales.

Pese a figurar en la misma organización, el alcalde no ha querido intervenir en la refriega mantenida por Ayuso contra el Gobierno central. Se ha ahorrado los calificativos, las críticas personales y no ha participado en el circo de las ruedas de prensa simultáneas.

Para muestra de las diferencias entre el Ejecutivo de Ayuso y el de Almeida, otro botón: en sólo cuatro meses, siete altos cargos de la Comunidad han cesado en sus puestos. Una imagen que ilustra la lejanía respecto a la tranquilidad que se respira en Cibeles.

En las direcciones nacionales de PP y Ciudadanos no se lanzan las culpas en dirección cruzada. Es decir: dirigentes liberales critican la gestión del grupo parlamentario del propio Aguado y dirigentes conservadores hacen lo propio con el proceder de Díaz Ayuso.

La Junta del Ayuntamiento de Madrid ya ha decidido su apuesta: regresar a las restricciones por zonas sanitarias... pero esta vez en sintonía con el Ministerio de Sanidad. Tampoco desdeñan que los perímetros implantados sean superiores, pero exigen a las administraciones central y regional que alcancen un pacto y revisen su formato jurídico para que se ajuste a derecho.