En el primer día de clase, Jaume Munich advirtió a sus alumnos de Derecho Internacional Público en la Universidad Autónoma de Barcelona de que en sus lecciones no se hablaría de España, sino del "Estado fascista español".

Noticias relacionadas

Conforme avanzaba la lección, los improperios hacia las posiciones más constitucionalistas se sucedían. El profesor habló de Ciudadanos como un partido "fascista y de extrema derecha" y calificó a sus votantes como "inútiles". Además, aseguró que "aunque les joda a los subnormales de los fachas, España no es una nación y Cataluña es una nación oprimida".

Al finalizar la clase, el alumno Àlex Serra se aproximó al docente para dialogar con él. "Me acerqué a él en privado, para no montar un espectáculo, y le dije que su clase me había parecido violenta, que me había sentido ofendido y le pedí que de ahí en adelante no insultara más", cuenta el joven en conversación con EL ESPAÑOL.

- ¿Y qué le respondió el profesor?

- Me dijo que estaba tratando de censurarle y que mi actitud era peor que la de los franquistas.

Al día siguiente, lejos de tener en consideración la petición del alumno, Jaume Munich le insultó delante de toda la clase. "Me dijo que era una persona patética", cuenta Serra a este medio. Todo por formar parte de la entidad joven y constitucionalista S'ha Acabat!, que había presentado diversos escritos ante la Junta Electoral en defensa de la neutralidad de la UAB.

Estos escritos tuvieron como consecuencia la retirada de murales independentistas y lazos amarillos, uno de los cuales se encontraba dentro del despacho del profesor Munich. 

Tras aquel señalamiento público, el joven vicepresidente de S’ha Acabat! dirigió un escrito al Decano de la Facultad de Derecho denunciando la situación que vivía en el aula. "Los vi preocupados por la situación y tomaron muchas notas, hasta la resolución. Llamaron al profesor, él reconoció los hechos y le pidieron prudencia en adelante. Nada más", relata el joven, que lamenta que el asunto finalmente "quedó en nada".

Este martes, el dirigente de S’ha Acabat! ha denunciado la situación remitiendo una queja al Equipo de Gobierno de la Universidad. En el escrito, Àlex Serra emplaza a la Rectora a una reunión para exponerle con detalle lo sucedido y solicitar "medidas para que en el futuro los grupos en que imparta clase el profesor Munich no sufran una presión similar". Por último, ha instado al Equipo de Gobierno de la UAB a valorar la apertura de un expediente informativo o sancionador en relación con los sucesos descritos.

- ¿Por qué no denunció antes los hechos?

- Quiero tener un futuro. Ya es bastante difícil ser constitucionalista y miembro de S'ha Acabat! en la Universidad. No quería que mis calificaciones se vieran afectadas.

El profesor

Àlex Serra describe a su profesor de Derecho Internacional Público como "un radical separatista". Entre sus reflexiones, recuerda cuando dijo en el aula que "la ONU es un grupo que integra a panchitos, moros y negros para parecer progres".

Pero Serra no es el único en denunciar este tipo de apreciaciones, poco propias de un docente universitario. En Docsity, una red social de estudiantes en la que se comparten documentos y experiencias académicas, supuestos exalumnos de Munich en la Universidad Autónoma de Barcelona comparten algunas vivencias llamativas que involucran al profesor separatista.

En la sección "frases míticas y consejos de Jaume Munich" los usuarios recogen algunas de sus reflexiones: "La ONU es un chiringuito donde se reúnen de vez en cuando. ¿Y cómo pensáis que cierran los acuerdos? Como se ha hecho toda la vida: con un poco de farlopa, cubatas y putas".

"Es uno de los peores profesores que he tenido en mi vida", relata un exalumno, que prosigue: "Como persona es un impresentable y un mal educado. Utiliza expresiones como negrito, chinito o morito".

Exalumnos del profesor de Derecho Internacional Público aseguran también que se refiere a la Constitución como "la Prostitución", a los miembros de PSC y PP como "hijos de puta" y a los militantes de Ciudadanos como "falangistas". 

Universidad Autónoma de Barcelona

No se trata del primer caso de discriminación denunciado por la asociación S'ha Acabat! en la Universidad Autónoma de Barcelona. El pasado mes de diciembre, la plataforma constitucionalista de jóvenes denunció una agresión en el campus, cuando una docena de personas encapuchadas -nueve de ellos armados con palos- intentaron agredirles.

Los miembros de la entidad estuvieron rodeados durante casi tres horas. En este tiempo, los radicales separatistas les lanzaron huevos, harina y bolsas llenas de heces.

Este mismo año, Àlex Serra sufrió en sus carnes otro episodio violento. "Todos los días recibo insultos, pero un día estaba en la biblioteca, salí a merendar y habían colgado en la puerta un cartel que decía 'Fuera fascistas de nuestras aulas'", recuerda.

- ¿Es difícil ser constitucionalista en la Universidad Autónoma de Barcelona?

- El clima es asfixiante. La gente nos llama valientes, pero no lo somos. Simplemente tenemos un compromiso con la libertad. 

- ¿Y se siente amparado por la institución?

- Vulneran constantemente nuestros derechos. Los tribunales lo dicen. Margarita Arboix -rectora de la Universidad Autónoma de Barcelona- no mueve un dedo por nosotros. Como alumno que ha sido insultado y vejado, esperaría que la rectora me apoyara.