El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha dicho que se permitirá hacer deporte al aire libre a partir del 2 de mayo y dar paseos entre personas que vivan en la misma vivienda. Sánchez trasladará esta nueva medida este próximo domingo a los presidentes regionales en la reunión semanal que mantiene con ellos.

Noticias relacionadas

Así se ha pronunciado en una comparecencia telemática desde el Palacio de la Moncloa por segundo sábado consecutivo, un día antes de que entre en vigor la tercera prórroga del estado de alarma aprobado por el Congreso de los Diputados debido a la crisis del coronavirus.

"Este primer alivio vendrá seguido de uno nuevo una semana después". Sánchez ha anunciado que esto estará sujeto a los criterios establecidos por el Ministerio de Sanidad, del equipo de expertos con el que trabaja y de la Organización Mundial de la Salud.

Para esto se impondrá un mando único que coordine desde el Gobierno una desescalada "gradual y asimétrica". De hecho Sanchez ha mandado un mensaje al presidente de la Generalitat, Quim Torra, quien pedía que los niños pudiesen salir por horas según distintas franjas de edad.

El jefe del Ejecutivo ha dicho que quien decide sobre cómo van a poder salir los niños menores de 14 años a la calles desde este domingo es el Ministerio de Sanidad y que la instrucción que ha dado es "clara", de 9 de la mañana a 9 de la noche.

Desescalada gradual

El líder del Ejecutivo ha vuelto a subrayar que la "desescalada" será gradual y que se hará por etapas en todas las facetas y actividades de la sociedad. Sin embargo, Sánchez no ha especificado en qué territorios se aplicará este nueva medida.

Además, esta salida de la crisis del coronavirus y del confinamiento será asimétrico en todo el territorio español, tal como pedían comunidades autónomas, alcaldes y empresarios

Sánchez ha anunciado que el martes el Consejo de Ministros aprobará el plan de desconfinamiento del país para su aplicación a partir del mes de mayo, un plan que se aplicará de manera asimétrica en el conjunto del país y a distintas velocidades pero que decidirá y coordinará el Ejecutivo.

El presidente ha explicado que todos los territorios no avanzarán a la misma velocidad "pero sí con las mismas reglas" porque el virus "no atiende a lindes administrativas". El proceso de desescalada se regirá por unos indicadores que se tendrán que cumplir, ha añadido, y que serán "accesibles al público", para que los ciudadanos conozcan "los criterios objetivos" que se van a ir aplicando.