La ministra portavoz, María Jesús Montero, ha elogiado la "lealtad institucional" y el "compromiso democrático" del Partido Popular y los representantes de los municipios y provincias. Los acuerdos de reconstrucción tras la crisis del coronavirus serán en una comisión parlamentaria, pese a las dudas que le habían surgido al Ejecutivo tras las quejas del PNV, tal y como había pedido en la mañana de este lunes Pablo Casado.

Noticias relacionadas

"Lo de menos es el formato", ha dicho Montero, negando que esto suponga una "desnaturalización", porque "la clave para el presidente Pedro Sánchez que se inicien cuanto antes".

El Gobierno, así, ya da por hecho que los nuevos Pactos de la Moncloa, que se rebautizaron "para la reconstrucción" serán ahora "del Congreso". Tres nombres antes de empezar una negociación que el PNV ya ha calificado de un síntoma más "de la falta de rigor y de la improvisación con que se están abordando algunos asuntos nucleares de la crisis de coronavirus".

Montero ha confirmado lo acordado esta mañana entre el presidente Pedro Sánchez y el líder del PP, Pablo Casado, para que sea una comisión parlamentaria la que lidere los acuerdos, y los convoque. Eso sí, pide el Gobierno que sea "a la mayor brevedad posible". Y complementará estos pactos con los que llegue con los presidentes autonómicos, la FEMP y los agentes sociales.

Las dudas del PP

La ministra portavoz ha agradecido agradece a Casado su disposición a dialogar: "Celebramos y agradecemos que el líder del PP haya aceptado finalmente que su partido esté presente en las conversaciones para el plan de reconstrucción de España".

Este lunes, ha destacado Montero, "el presidente ha terminado su ronda de consultas con los líderes de las diferentes formaciones políticas" y ha constatado la "disposición a participar y contribuir, a unir esfuerzos para construir estas bases económicas y sociales de la España del futuro" de los populares. Esto ha sido motivo de elogio y reconocimiento por parte del Ejecutivo, que temía unos acuerdos cojos si el PP finalmente se negaba a participar, tras sentirse ninguneado en este mes y medio.

Y es que a la cita de este lunes por la mañana, llegaba Casado escamado. Su partido, según fuentes parlamentarias del PP, ha presentado en el Congreso ya "más de 1.400 iniciativas al Gobierno sobre el coronavirus desde el 23 de enero" y el Ejecutivo ha respondido a menos del 5% de las preguntas escritas, "casi siempre con evasivas". Para los de Casado, esto sólo demostraba "falta de transparencia en la gestión de la pandemia".

Errores del Gobierno

La ministra se ha remitido a los centros sanitarios y "sus protocolos de riesgos laborales" ante una pregunta sobre la responsabilidad del Gobierno en la partida de mascarillas defectuosas que usaron durante más de 10 días decenas de sanitarios andaluces. "Será en ese ámbito donde se deba revisar por si los trabajadores deben ser monitorizados".

La ministra no ha revelado los datos de a quién compró el Gobierno las mascarillas defectuosas, ni cuándo publicará esa información. Por dos veces, de hecho, ya que por primera vez se han permitido repreguntas a alguno de los periodistas participantes en la rueda de prensa. Ha admitido, eso sí, que el control ciudadano al Ejecutivo está suspendido de facto por el decreto de alarma, que "suspendió estos plazos de la ley" de Transparencia. 

En todo caso, Montero no ha dado detalles ni del método ni de los plazos que se plantean para los acuerdos. Asimismo, cualquiera de las preguntas que se le han hecho a Montero sobre los detalles: ni en las fechas de la desescalada, "que no hay ninguna definida", ni sobre si trabaja con las previsiones del FMI (-8% en el PIB para 20202) o con las del Banco de España (-13%).

Tampoco ha aclarado si se irán eliminando restricciones del confinamiento por zonas, por grupos de población. Ni siquiera sobre las medidas socioeconómicas anunciadas -como bonificaciones más largas a los ERTE en el sector turístico, o para cuándo el Ingreso Mínimo Vital- las ha incluido en el marco de los Pactos. "Eso podrá ser objeto de discusión, pero tampoco está anclado a lo que se acuerde en la mesa con los partidos", ha dicho la portavoz.

"Necesitamos a Europa"

Para Montero, "éste es un proceso de aprendizaje". Y por esa razón los errores o cambios de criterio deben interpretarse así. "Lo mismo pasa con los marcadores para la desescalada", ha dicho, "basándonos en ellos iremos relajando las restricciones o endureciéndolas".

Los pactos en España van de la mano de los que se alcancen en Europa. Ya dijo José Luis Ábalos que, incluso, debería ser previa la fijación de "una posición unitaria" de cara al Consejo Europeo de este jueves. "Europa debe dar una respuesta unitaria, y si la UE no logra un acuerdo, el presidente seguirá intentándolo, necesitamos a Europa".

Montero ha abundado en este punto, pocos días después de que Unidas Podemos no apoyara los eurobonos en el Parlamento Europeo. Que esto debilita la posición del Gobierno ante sus socios europeos lo admiten hasta las fuentes consultadas por este periódico en el Ejecutivo. "Nos vale cualquier método de mutualización de deuda", ha admitido la ministra, "pero es evidente que es mejor tener una posición única".