"No me cabe ninguna duda de que van a intentar ilegalizar nuestra formación". Las palabras de Macarena Olona, portavoz de Vox en el Congreso de los Diputados, no pasaron desapercibidas entre los escasos asistentes a la sesión de control de ayer miércoles. ¿Pero en qué se basa Macarena Olona para sostener tal acusación?

Noticias relacionadas

La afirmación acusa directamente al Gobierno de un hecho concreto, el de estar planeando la ilegalización del tercer partido del Congreso de los Diputados, que representa a 3.640.000 ciudadanos. Olona no dice "sospechar" de un hipotético deseo oculto del Gobierno, sino no tener "duda alguna" de que la ilegalización de Vox está ya en marcha

El origen de la acusación podría estar, paradójicamente, en unas declaraciones de la propia portavoz de Vox en las que esta acusó al Gobierno de estar aplicando la eutanasia "por la vía de los hechos y de la manera más feroz" durante la epidemia de Covid-19. Aunque la misma Olona habló ya de esa supuesta ilegalización hace dos meses, durante una entrevista con el diario ABC.

Irónicamente, fue el propio Vox el que el pasado 20 de enero presentó una proposición de ley en el Congreso para impulsar una reforma de la Ley Orgánica de Partidos Políticos que permita ilegalizar a ERC, JxCAT, Bildu e incluso el PNV en un futuro más o menos cercano. No ha habido ninguna iniciativa similar por parte de ningún otro partido del Congreso.

Estos son los indicios que ve Vox para temer su ilegalización. 

1. Ander Gil

Macarena Olona, acusó el lunes al Gobierno de haber aplicado la eutanasia "por la vía de los hechos" a los enfermos de Covid-19. "Este gobierno socialcomunista quiso introducir en España la regulación de la eutanasia y por desgracia y por la vía de los hechos, lo ha aplicado de la manera más feroz".

La acusación fue replicada por Ander Gil, portavoz del PSOE en el Senado, con unas declaraciones en las que se reservaba "la posibilidad de llevar a los tribunales a la secretaria general de Vox en el Congreso de los Diputados" por sus afirmaciones. Gil nunca amenazó con ilegalizar a la formación de Santiago Abascal, pero sus declaraciones corrieron como la pólvora entre los líderes de Vox y sus seguidores. 

2. Dolores Delgado

La misma Macarena Olona concedió el pasado 3 de febrero una entrevista al diario ABC en la que decía temer que Dolores Delgado impulse la ilegalización de Vox. "El final del camino es intentar lograr nuestra desaparición y el cauce legal que tienen es la ilegalización, que impulsará la Fiscalía". 

Olona no daba más detalles acerca del hipotético plan del Gobierno para ilegalizar a Vox, pero sí afirmaba que Dolores Delgado "no tiene escrúpulos y tiene unas tragaderas muy grandes para aceptar todas las injerencias políticas que sean mandadas por el presidente Pedro Sánchez".

3. Programa del PSOE

El programa electoral del PSOE para las elecciones generales de 2019 incluye el siguiente punto: 

"El auge, a nivel nacional e internacional, de organizaciones que difunden discursos de odio dirigidos a determinados colectivos, basado en el origen racial o étnico, la orientación sexual o identidad de género y la religión o creencia de las personas, requiere una respuesta firme del Estado de Derecho que garantice la convivencia de todas las personas que viven en España y prevenga la difusión de mensajes que cuestionen la igual dignidad de las personas. En consecuencia, impulsaremos la aplicación efectiva de la Ley de Partidos para ilegalizar los partidos racistas, xenófobos, y los que promuevan la discriminación, el odio y la violencia".

Este párrafo fue interpretado por Vox como una amenaza directa del PSOE

4. Etiqueta #IlegalizaciónDeVox

La etiqueta #IlegalizaciónDeVox fue tendencia nacional durante algunas horas en Twitter después de que Vox publicara una fotografía retocada de la Gran Vía de Madrid repleta de ataúdes con la bandera de España.

La fotografía fue utilizada por Podemos y el PSOE en Twitter para desviar la atención de su gestión de la epidemia, y por Vox para consolidar entre sus seguidores la idea de que la ilegalización del partido está en marcha.

5. Organizaciones feministas

Según una información de Diario 16, "organizaciones y asociaciones feministas se están planteando solicitar la ilegalización de Vox en los tribunales acogiéndose a la Ley de partidos políticos que fue aprobada en el año 2002 y que permitió aislar a Batasuna y dejarla fuera del juego político".

En realidad, la jurisprudencia española y europea exige aplicar de manera extraordinariamente restrictiva los preceptos de dicha ley, en cuanto pueden afectar al derecho a la representación política de millones de ciudadanos. Pero la enorme dificultad de que un partido español sin vínculos con el terrorismo sea ilegalizado por dicha vía no ha impedido que la idea haya calado entre una parte de los simpatizantes de la formación liderada por Abascal

6. Los sospechosos habituales

La idea de una hipotética ilegalización de Vox ha sido mencionada por militantes y activistas de la extrema izquierda como Antonio Maestre, aquí, o Juan Carlos Monedero, en el siguiente vídeo.

La idea es utilizada habitualmente por la extrema izquierda como disparador emocional de la indignación de sus seguidores y como un recurso fácil que permite acumular una buena cantidad de visitas y de clics en sus vídeos y artículos. Pero, de momento, la idea de la ilegalización de Vox no ha pasado del terreno de la propaganda.

Macarena Olona ha logrado que dicha idea haya quedado ya plasmada en el Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados y atribuida al Gobierno. Que la ilegalización de Vox sea algo más que un eslogan utilizado por los unos y los otros para retroalimentar mútuamente a los más fervorosos de los suyos es harina de otro costal