El ministro de Consumo, Alberto Garzón, reconoce que el decreto de publicidad del juego planteado por su Ministerio se ha quedado corto respecto a las exigencias que ellos mismos plantearon meses atrás. "Contaba con las críticas, pero estamos muy contentos de haber dado el primer paso y acabar con la ley de la selva", ha afirmado para señalar que antes de que acabe la legislatura el 100% de los anuncios de apuestas estarán prohibidos. 

Noticias relacionadas

En una entrevista en TVE, Garzón reconoce que ha preferido actuar con "urgencia" porque el juego es un problema serio de salud, "especialmente en las capas sociales más humildes". Ha explicado que "ir más allá", es decir, la prohibición total de los anuncios de apuestas, hubiera supuesto cambiar por completo la Ley del Juego, lo que hubiera significado "llegar a fin de año y al inicio de la temporada deportiva sin ninguna regulación". 

"Si hubiésemos hecho un decreto de prohibición total sin cambiar la ley nos habríamos encontrado con un recurso que nos tumbaría las medidas. Hay que hacer las cosas bien y con rigor", ha afirmado el ministro de Consumo, que ha explicado que "en un año o año y medio" analizarán la efectividad de este nuevo decreto.

Será a partir de ese momento cuando el Ministerio de Consumo avanzará en cumplir lo que aparece en el acuerdo de Gobierno. Ambas formaciones se comprometieron a regular la publicidad de juegos de azar y apuestas con una regulación similar a la de los productos del tabaco. Es decir, ningún anuncio sobre esta cuestión y la obligación de que locales de juegos y apuestas informen de los peligros de la ludopatía, con un contenido "análogo" al que aparece en las cajetillas de tabaco.