El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha asegurado este lunes que el 'pin parental' "busca normalizar la desobediencia de la derecha frente a la ley" y ha augurado que lo próximo será un "pin fiscal".

Noticias relacionadas

A través de un apunte en Twitter, Iglesias ha calificado la medida impulsada por Vox, que permite a los padres autorizar la asistencia de sus hijos a clases con contenidos sobre diversidad afectivo-sexual, como "un ataque contra la educación pública y las familias que la necesitan".

"La ofensiva del bloque reaccionario con el Pin Abascal no busca sólo normalizar la desobediencia de la derecha frente a la ley (mañana será el Pin fiscal para que los ricos no paguen impuestos) sino que es un ataque contra la educación pública y las familias que la necesitan", ha aseverado.

El vicepresidente del Ejecutivo se ha expresado así después de que el Gobierno de Pedro Sánchez remitiese el pasado viernes a la Consejería de Educación de la Región de Murcia un requerimiento para que proceda a la retirada de las instrucciones enviadas a sus centros educativos a principio de curso donde permitía el 'pin parental'.

En aquellas instrucciones, la Consejería de Educación de Murcia, región gobernada por Partido Popular y Ciudadanos, establecía que los centros educativos debían informar a las familias de las "actividades complementarias" previstas en clase para que decidieran la asistencia de sus hijos. Una posibilidad de "veto" que el Ministerio de Educación considera "ilegal" y que vulnera "el derecho a la educación" de los escolares.