Las portavoces del PSOE y del PP en el Congreso, Adriana Lastra y Cayetana Álvarez de Toledo, han protagonizado este sábado un encontronazo previo al comienzo del debate de investidura del candidato, Pedro Sánchez, a causa del acuerdo logrado por socialistas y ERC.

Noticias relacionadas

Ha sucedido en la Junta de Portavoces que se ha celebrado en la Cámara media hora antes del inicio de dicho debate, a las 9.00 horas. Álvarez de Toledo se ha quejado de "la ausencia de la más mínima dignidad democrática" en la sesión de investidura de Sánchez. 

En esta reunión, la primera en tomar la palabra ha sido la presidenta del Congreso, Meritxtell Batet, con el fin de clarificar el orden y los tiempos de intervención del pleno. A continuación, Álvarez de Toledo ha pedido más detalles de este Pleno para que quede "constancia histórica" de lo que está sucediendo. 

Para la portavoz del PP  Sánchez estaría "socavando" los tres poderes del Estado (Legislativo, Judicial y Ejecutivo) y ha apuntado a la "responsabilidad" del PSOE y de la propia Batet después de pactar con ERC. 

El intercambio de palabras ha ido subiendo de tono cuando la diputada de los populares ha aseverado que la investidura se está "sometiendo al calendario judicial de unos delincuentes" y el Congreso está pasando por "una humillación intolerable".

Además, se están trazando pactos con ERC que pasan por "asumir el lenguaje del golpismo" y se intenta fraguar un gobierno "con los estigmas de la mentira y del delito de sedición".

Desde el PP han denunciado que el PSOE "se están cargando la separación de poderes" y reflexionaron que "ahora la duda es saber hasta dónde están dispuestos a llegar". "El Pleno jamás se debió hacer de esta manera. Han roto la confianza entre demócratas", han sentenciado. 

La Junta de portavoces se reúne minutos antes del comienzo de la primera sesión de la investidura para informar sobre el orden del día del pleno y concretar los tiempos de intervención de los portavoces que suben al estrado, ya que la jornada de este sábado se prevé larga y dedicada íntegramente al debate, en tanto que la de mañana será la de la primera votación. Si ésta no alcanza la mayoría absoluta para la investidura del candidato, tendrá que organizarse una segunda 48 horas después.