Mientras la investidura se enreda, la popularidad de Inés Arrimadas se dispara. Según los datos recabados por SocioMétrica para este diario, la nueva líder de los liberales es la líder más valorada por los votantes. A tenor de las cifras mostradas por esta encuestadora, Arrimadas ya ha ocupado el espacio de un Rivera que vio cómo su crédito de "líder bien valorado" comenzó a caer en picado tras las elecciones de abril. El expresidente de Ciudadanos abandonó la política con menos de un 4 en este mismo examen.

Noticias relacionadas

Sin embargo, conviene reseñar que el 4,8 con el que los votantes califican a Arrimadas -casi un punto por delante de Íñigo Errejón, del siguiente- no tiene un reflejo directo en la intención de voto. Así lo explica Gonzalo Adán, director de SocioMétrica, a EL ESPAÑOL. El mejor ejemplo es el de Rosa Díez. La fundadora de UPyD pocas veces suspendía esta prueba, pero jamás se acercó siquiera a los actuales 10 escaños de Ciudadanos.

Ningún líder político aprueba en este sondeo pero la futura líder naranja mejora con amplitud la cifra alcanzada por su predecesor, que fue valorado con un 2,8 en la última encuesta de octubre.

Arrimadas ha cosechado este crecimiento durante la propuesta de lo que ella llama "vía 221", en referencia al número de diputados que sumarían PSOE, PP y Ciudadanos para desbloquear la investidura y "garantizar la estabilidad de la legislatura". Ha tomado la iniciativa -bien es cierto que con poco peso parlamentario debido al 10-N- frente al enroque de Casado y al enredo de las negociaciones entre PSOE y ERC.

En este momento, Pedro Sánchez desdeña esa opción porque "Casado no quiere". Arrimadas, con insistencia, le dijo en la reunión de esta semana: "¿Y usted quiere?". Pero, según las fuentes de Ciudadanos consultadas por este diario, "a eso no respondió".

Casado supera a Sánchez

El líder de Génova reitera que prestarse a ese acuerdo "sería malo para su partido y para España". Pero los liberales se muestran optimistas: "Si Sánchez moviera ficha, Casado se vería obligado a hacer lo propio. Si no, correría el riesgo de afrontar unas terceras elecciones como culpable del bloqueo. Incluso altos cargos de su partido le dicen que apueste por nuestra solución".

A la líder naranja le siguen, aunque no de cerca, el candidato de Más País, Íñigo Errejón; el del PP, Pablo Casado; el socialista y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez y, a la cola, el líder de Vox, Santiago Abascal y el de Podemos, Pablo Iglesias

Las negociaciones para formar Gobierno le pasan factura a Pedro Sánchez, aunque el socialista ha mejorado levemente su puntuación respecto a octubre, sigue lejos del 3,8 que logró en septiembre y pasa de liderar la primera posición a quedar cuarto por detrás del popular Casado.

Por contra, quien sí sale ganando en esta ocasión es el presidente popular, que además de superar a Sánchez en tres décimas, mejora su valoración de octubre en seis. Casado vivió su peor momento tras las elecciones del 28 de abril, cuando se desplomó hasta el 2,5. Desde entonces, ha mejorado paulatinamente hasta el 3,8 de este mes de diciembre, aún lejos del 4,4 que obtuvo cuando asumió la presidencia del partido.

Por su parte, Sánchez ha sufrido decenas de altibajos desde que fue reelegido como secretario general socialista. Su mejor puntuación la obtuvo cuando logró formar gobierno tras la moción de censura a Mariano Rajoy, cuando aprobó con un 5. Desde que está en el poder su valoración ha empeorado si bien en esta ocasión mejora su resultado de octubre. 

En ese contexto, siempre según las cifras de SocioMétrica, la popularidad de Arrimadas le encumbra por encima del resto. En la última valoración de líderes publicada por este periódico -octubre-, sólo Sánchez y Casado superaron... ¡el tres!

Mejor valorados, pero no en las urnas

Como ha quedado especificado, la buena percepción de Arrimadas que tiene el votante no es directamente proporcional a la intención de voto, pero sí muestra, explica Adán, esta circunstancia: "Tiene tan buena nota porque es muy poco rechazada por los que no la apoyan. Obtiene muchos 5 y muy pocos 0. Eso le hace promediar muy bien". Lo que significa, en cierto modo, un regreso al centro.

Santiago Abascal y Pablo Iglesias, por ejemplo, recogen muy malas cifras en izquierda y derecha, respectivamente. Eso afecta negativamente a su cómputo global, que se queda en ambos casos en el 3,4. 

El resultado de Arrimadas se asemeja al logrado por Rosa Díez en el intervalo 2011-2014, cuando fue varias veces la líder nacional mejor valorada, alcanzando casi el aprobado según las encuestas del CIS.

De hecho, Arrimadas también gana como la líder que más aprobados cosecha, con un 42,4%. Aunque todos los candidatos suspenden, Arrimadas es la que se queda más cerca del aprobado. Por contra, Pedro Sánchez es el candidato que más suspensos cosecha, un 61,2%, seguido de Pablo Iglesias, con un 60,9%. 

Aunque ya es líder de facto, Inés Arrimadas será proclamada líder del partido liberal el próximo 15 de marzo. Previamente a esa asamblea, podrían celebrarse unas primarias, pero de momento no se le conoce ningún rival de entidad. Dos meses más tarde, en mayo, dará a luz a su primer hijo.