Tras la reunión que han mantenido la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, y el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, la posición de la izquierda independentista se mantiene: no a la investidura de Pedro Sánchez.

Noticias relacionadas

En un comunicado, ERC pone como condición que el PSOE "abandone la vía represiva" para afrontar el conflicto político existente entre Cataluña y el Estado. "Sin estas garantías, no podrá haber en ningún caso un replanteamiento del Grupo Republicano en el Congreso", afirman sin exigir en ningún momento un referéndum de autodeterminación ni el indulto a los políticos secesionistas encarcelados. 

Lastra y Rufián se han reunido este jueves en el Congreso durante una hora en lo que han sido la primera toma de contacto entre PSOE y ERC. Pero habrá más, ya que sin el apoyo de Ciudadanos, los de Oriol Junqueras son necesarios para los números le den a Pedro Sánchez, que tiene intención de ser investido presidente antes de Nochebuena.

Ambas formaciones han coincidido en la "necesidad" de seguir manteniendo contactos y esperan que esta primera reunión sea la "antesala" de las que se sucederán en los próximos días. ERC insiste, de nuevo, en la resolución del conflicto a través de una mesa de negociación y de partidos fuera del Parlament y avanzar en "materias sociales urgentes" que están bloqueadas en el Congreso y en el Parlament de Cataluña. 

Sin ellos, no dan los números

La posición de los 13 diputados de ERC es clave para que pueda prosperar la investidura del candidato socialista, pues su voto en contra haría casi imposible superar la votación.

PSOE y Unidas Podemos suman 155 escaños, y con Más País, Compromís, el PNV, Nueva Canarias, Teruel Existe, el Partido Regionalista de Cantabria y el BNG podrían llegar a 168 'síes', por lo que necesitarían la abstención de ERC y Bildu para superar los votos en contra anunciados del PP, Ciudadanos, Vox, UPN, la Cup y JxCAT.

Que el referéndum no sea un delito

Esta nueva condición de ERC se suma a las al menos dos que se han puesto sobre la mesa en las últimas horas. A la mesa de diálogo y volver a la declaración de Pedralbes del 20 de diciembre de 2019, hay que añadir una más: no recuperar el delito de referéndum ilegal que prometió Pedro Sánchez en campaña. "Todo lo que conduzca a soluciones penales nos aleja de todo acuerdo", ha dicho este jueves el vicepresident Pere Aragonès en Onda Cero, donde ha lanzando una advertencia a Sánchez: "No vamos a aceptar imposiciones del Estado".

El vicepresident ha dejado claro que si "el programa de Sánchez es calcado al de Ciudadanos, no podrá tener nuestro apoyo", ya que el PSOE estaría asumiendo "las tesis del nacionalismo español", algo por lo que la izquierda soberanista no pasaría. "Todo lo que lleve tratar de manera penal lo que es algo político tendrá nuestro rechazo", insiste para pedir una "solución acordada, política y democrática". 

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès. Efe

En la mesa de negociación, los de ERC no van a renunciar a la autodeterminación y ponen en valor cómo la posición de Sánchez respecto a Cataluña ha cambiado en los últimos meses. "No nos negamos a hablar. Desde julio han cambiado mucho las cosas, cuando entendimos que era importante que hubiera un Gobierno de Sánchez", reconocen para remarcar que desde entonces, y ya en plena campaña, el líder del PSOE ha asumido "una parte" del discurso de Ciudadanos en relación "a los medios públicos, los maestros y el referéndum ilegal como delito". "Como ha cambiado debemos ser más exigentes", apunta Aragonès ante la falta de "confianza". 

La CUP pide a los 'indepes' vetar a Sánchez-Iglesias

La diputada electa de la CUP en el Congreso, Mireia Vehí, ha llamado este jueves a las formaciones independentistas y soberanistas que han obtenido representación en el Congreso a dar una respuesta conjunta y rechazar el preacuerdo de gobernabilidad entre el PSOE y Unidas Podemos.

En una rueda de prensa acompañada del otro diputado electo cupaire, Albert Botran, se ha dirigido concretamente a JxCAT, ERC, Comuns, PNV, Bildu, Compromís y BNG, con los que se pondrán en contacto este mismo jueves para trasladarles su propuesta.

"No puede ser que se avale una investidura que niega los derechos democráticos. No se puede dar apoyo a un acuerdo que niega que haya un conflicto político, que no haga referencia a la amnistía ni a la autodeterminación", ha zanjado la diputada cupaire.