La sentencia del procés y las algaradas violentas vividas durante estos días en Cataluña han sido los factores clave para que el barómetro del CIS no sólo no acertase, sino que patinara en todos sus pronósticos para las elecciones generales del 10-N. Así es como explica José Félix Tezanos, el director del Centro de Investigaciones Sociológicas, el fracaso absoluto de sus predicciones.

Noticias relacionadas

El exmiembro de la ejecutiva del PSOE -que sólo abandonó tras ser designado por Pedro Sánchez al frente del organismo- ha sido el invitado estrella de un desayuno informativo este lunes poselectoral en el que los 120 escaños del PSOE -que retrocede hasta 700.000 votos- se alejan muchísimo de la potente subida hasta los 150 diputados que le vaticinaba el CIS a los socialistas hace sólo 12 días.

“No soy adivino ni el CIS es una casa de adivinanzas”, se ha defendido Tezanos para rechazar la posibilidad de dimitir. El director del organismo investigador, que cambió las encuestas trimestrales por una al mes alegando que lo hacía para que fueran más fiables y su periodicidad le ayudara en las estimaciones, ha alegado que su último estudio antes del 10-N se basaba en entrevistas hechas hace “exactamente 40 días”, antes de la exhumación del dictador Franco y de la sentencia del procés y sus consecuencias en las calles de Cataluña.

Resultado final de las elecciones generales del 10-N.

Por eso sus cuentas, ha dicho, que se han quedado muy lejos de lo que los votantes escogieron, por el margen de tiempo que pasó.

"Si acierto me acusan de información privilegiada"

Ante estos reproches, Tezanos ha recalcado que el único propósito que este instituto tiene es testar la opinión de la sociedad, no "adivinar el futuro". Si hubiera acertado, ha dicho de modo irónico, también hubieran pedido su dimisión, pero en este caso por “haber tenido información privilegiada”.

Estimación del barómetro electoral del CIS el 29 de octubre. E.E

Y es que tras conocerse este domingo los resultados, el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, pidió la dimisión del máximo responsable del CIS. Unas críticas que han venido reproduciéndose por diferentes dirigentes políticos durante estas últimas semanas al considerar que se estaba haciendo electoralismo a favor de Sánchez mediante el CIS. Pese a todas las críticas, Tezanos ha defendido la “independencia absoluta del instituto”, y ha sostenido que no va a dimitir porque “es algo que ya pedían antes de que fuese elegido”.

Tezanos ha señalado que los grandes cambios que se han podido observar en los resultados electorales respecto a las estimaciones que hacía el CIS, es que a diferencia del 28 de abril, en noviembre los electores han cambiado mucho el sentido de voto. “En abril no hubo grandes cambios en los últimos días, pero en estas elecciones había mucha gente que estaba indecisa cuando realizamos la encuesta”.

Ahora, diagnostica el director del CIS, Cataluña y la sentencia del procés han sido un factor clave. “Si en ese intervalo de tiempo (desde que se convocan elecciones hasta que se celebran) tienen lugar acontecimientos que provocan reacciones en la sociedad, también puede provocar cambios en el comportamiento electoral, como ha podido ocurrir en esta ocasión” y ha defendido que esta encuesta preelectoral ha sido la que “menos margen de error” ha tenido en todo el histórico del CIS.