El PSOE busca investir a Pedro Sánchez con el sí de Unidas Podemos, Ciudadanos y partidos minoritarios. Así se ha pronunciado el secretario de Organización, José Luis Ábalos, en una rueda de prensa tras la Ejecutiva del PSOE al ser preguntado por si Sánchez intentará una suma con Unidas Podemos, Más País y los grupos minoritarios.

Noticias relacionadas

"Sí puede salir una suma en ese sentido. Y la vamos a trabajar. Ese es el margen que queremos", ha dicho Ábalos. A tal efecto, para construir un "Gobierno progresista", el candidato socialista comenzará una ronda de contactos con las principales fuerzas políticas y las minoritarias dispuestas a pactar con el PSOE. El secretario de Organización ha sugerido que en la lista de llamadas no estarán ni Santiago Abascal, líder de Vox, ni los partidos independentistas catalanes o EH Bildu. 

PSOE, Unidas Podemos, Ciudadanos y Más País suman 168 escaños. El PSOE necesitaría otros ocho diputados hasta llegar a la mayoría absoluta de 176 y no depender de ninguna abstención. El PNV tiene 7. A partir de ahí y sin recurrir al PP y a los dos de Navarra Suma (NA+) tiene dónde elegir para llegar a 176: Coalición Canaria (2), PRC (1), o Teruel Existe (1).

Los demás son partidos que defienden abiertamente la autodeterminación e, incluso, la unilateralidad aplicada en Cataluña. Se trata de ERC, Junts per Catalunya, EH Bildu, CUP y el BNG. 

"Abierto a escuchar" propuestas de Podemos

Ábalos no ha descartado en ningún momento una coalición de Gobierno con Unidas Podemos, aunque la presencia de Ciudadanos en la ecuación lo hace poco menos que inviable. 

Preguntado por esa coalición con ministros morados, Ábalos ha dicho que el PSOE está "abierto a escuchar" las propuestas de Pablo Iglesias. "Nos enfrentamos a una etapa nueva" en la que los socialistas esperarán a ver qué plantean los morados. Sánchez llamará en las próximas horas a los líderes de los principales partidos políticos para comenzar los contactos. 

Con quien el PSOE no cuenta es con el PP. "No cabe esperar la abstención del PP. Su margen es muy escaso por la presión que tiene de la ultraderecha", ha dicho.

El PSOE sólo negociará con aquellos que muestren disposición a apoyarla, ha indicado, tratando de no depender de partidos que defiendan la autodeterminación. El PSOE va a  "seguir intentando, aunque sea solos, no depender de los independentistas. Y es posible. Ya sé que no vamos a tener colaboración de la derecha y, por lo tanto, no hace falta que apelemos ya más", ha dicho. 

Autocrítica de los resultados 

El PSOE ha rechazado, más allá de alguna ironía, asumir responsabilidad alguna sobre los resultados de su partido. Los socialistas han perdido tres escaños, han retrocedido unas siete décimas en porcentaje de apoyo y han se han dejado más de 700.000 votos respecto a abril. 

"Nuestra autocrítica va a ser en cómo vamos a actuar. Pero no necesitamos hacer ninguna flagelación", ha dicho. 

"Si tuviéramos que imputar responsabilidades, nosotros hemos perdido 3 sobre 123. Unidas Podemos tenía 42 y se ha quedado en 35", ha dicho, destacando que su caída porcentual y en diputados es mayor. 

Preguntado por si su objetivo de frenar a la ultraderecha se había cumplido, Ábalos ha asegurado que sí porque "frenar a la ultraderecha es frenar su acceso al poder". Según el número tres del PSOE, los demás partidos y algunos medios se resisten a reconocer lo "sustantivo": la victoria inapelable del PSOE.