La alegría era contenida, pero en Génova, sede nacional del partido, no podían ocultar su satisfacción por cómo transcurrió el debate de la noche de este lunes para su candidato a la Moncloa, Pablo Casado. La mayoría de encuestas, si no le situaba directamente como ganador, recogía el "buen papel" que el dirigente llevó a cabo. Y desde la dirección de la formación son conscientes.

Noticias relacionadas

"Ha quedado claro el mensaje que queríamos transmitir: que la única persona que realmente puede disputarle la presidencia del Gobierno a Pedro Sánchez es Casado. Hemos conseguido liderar", comentan fuentes del entorno del presidente a este periódico. Y creen que, en estos últimos días de campaña, pueden conseguir sumar mayoría.

[Siga en directo la última hora de la campaña electoral]

Sobre todo, por el rol que Albert Rivera desarrolló durante la emisión. "Estaba exagerado, histriónico, interrumpía todo el rato", comentan desde el PP. No consideran que el clásico votante de centro pudiera verse representado en el presidente de Ciudadanos basándose en su papel del debate. "Pablo ha salido bastante más beneficiado, sobre todo porque Rivera buscaba la confrontación todo el tiempo y no la consiguió", deslizan.

Con la excepción de un momento puntual en el que ambos líderes, "socios preferentes" respectivamente del uno del otro y matrimonio bien avenido en diferentes comunidades autónomas y ayuntamientos, se engancharon. "Pero Pablo lo consiguió solventar rápido, sin entrar en su juego", manifiestan.

"Está de moda decir que votas Vox"

Desde Génova admiten que Casado no podía entrar en el cuerpo a cuerpo con Abascal y enzarzarse en un rifirrafe cuando los bloques eran tan cortos. "No podíamos hacer a Vox protagonista", explican, aunque reconocen el buen papel llevado a cabo por el presidente de la formación de extrema derecha. "Ahora está de moda decir que votas a Vox", matizan, pero se muestran seguros de que Abascal no les robará votantes en lo que queda de campaña.

A pesar de ellos, la estrategia desarrollada por el equipo del PP pasaba por no confrontar ni con Rivera ni con Abascal y no ofender a ninguno de sus votantes, pues los pretenden seducir. Así afirman que ha sucedido y auguran que seguirá pasando hasta el domingo. "Nosotros vamos a lo nuestro, a mostrar que Pablo Casado es el único próximo presidente del Gobierno posible que no sea Sánchez", explican. 

En este sentido, cuentan que no podían "caer en la tentación" y llevar el debate al terreno de Vox porque, en ese caso, "abandonan el centro", que es donde está la bolsa de votantes que el PP puede recuperar en estas elecciones a costa de Ciudadanos.

Errejón, "otro ganador"

El otro gran beneficiado del debate, a ojos de la dirección nacional del PP, es el único candidato nacional que estuvo ausente por los criterios de representatividad por los que se guiaba la Academia de Televisión y la Junta Electoral: Íñigo Errejón, de Más País.

"Con un Sánchez que no respondía a las preguntas de los pactos con los independentistas, emergió un PSOE 2.0 que, porque no estaba, tampoco se podía equivocar", detallan fuentes de la dirección popular. Así, Errejón se nutrirá, según analizan desde Génova, de ese "votante de centro izquierda que no tolera el independentismo" y que ya no se ve representado en Sánchez, como sí hizo en abril.

Un electorado que, a sus ojos, está huérfano, al que no consigue llegar ni el PSOE ni Ciudadanos. Esa será la base de Más País: "Un tío que nunca votará al PP y que a Cs lo da por perdido", indican.