A Isabel Díaz Ayuso (Madrid, 1978), presidenta de la Comunidad de Madrid desde el final del verano, se le nota el cargo en los suspiros que acumula: la única baronesa del PP parece que estuviera en campaña por lo ocupado de su agenda. Atiende a EL ESPAÑOL entre un Consejo de Gobierno y una visita a un torero hospitalizado tras una grave cogida. Después le seguirá un acto con afiliados y la inauguración de un espectáculo.

Noticias relacionadas

El cansancio se deja ver en sus respuestas y en sus gestos, calmados. "Me vais a tener que perdonar, desde que llegamos al Gobierno cada vez duermo menos", se disculpa. Quizás por eso no entre en sus planes hacer "demasiados" mítines: tienen "mucha plancha" en la Casa de Correos, la sede del Gobierno autonómico, desvela, entre risas.

Pero eso no le impedirá, además de apoyar a Pablo Casado en sus actos en la capital y alrededores, viajar al País Vasco. "Hombre, desde que supe que Bildu nos quería vetar ir, pienso estar allí la primera", sonríe.  

Esta campaña está marcada por Cataluña. ¿Ha cambiado algo la sentencia del 'procés'?

No, lo único que la sentencia ha demostrado es la inmensa frustración que han generado en tantas personas, a quienes les vendieron una farsa. Eso ha generado esa frustración que después hemos visto que ha tornado en violencia. Esa frustración sigue ahí, esa división social también y el problema ahora no sólo va a ser una cuestión de una barricada o de unas piedras, es que ahora mismo esos muros y esas piedras están en las mesas de las cocinas de muchas casas en Cataluña. Entre hermanos, entre primos...

Su primer viaje institucional fue a Barcelona durante el aniversario del 1-O. Colgó la señera durante una protesta en Madrid contra el 'procés'. ¿Por qué estos gestos?

Porque queremos. Tenemos que buscar puntos en común para que la sociedad civil siga caminando junta, y eso se hace a través de políticas en positivo, a través de propuestas creativas, a través de la empresa, a través del empleo, y a través de fomentar sinergias en la sociedad civil. En el caso de la señera, demostrando que Cataluña es de los españoles, del mismo modo que la Puerta del Sol es de los catalanes.

Torra no ha acatado la sentencia del Supremo, no ha condenado la violencia de manera explícita. ¿Lo considera un homólogo?

Por supuesto que sí. Es mi homólogo porque es un presidente autonómico. Ni más ni menos. Un presidente que ha fomentado, ha alentado a la violencia, la ruptura civil y que navega en la constante ilegalidad. Luego somos homólogos, pero nada más. Somos homólogos de cara a nuestra dependencia con el Estado; a partir de ahí no puede haber dos personas más antagónicas en la vida que él y yo.

¿Cree al presidente Sánchez cuando afirma que los condenados por el 'procés' cumplirán íntegramente las penas?

En absoluto. El presidente del Gobierno en funciones vive en la mentira constante, en la utilización sin pudor de los medios y su partido está siendo el que está dando todos los titulares negativos en España. 

Sánchez está siendo muy manso con Torra, que está provocando la peor situación vivida en Cataluña, y muy bravo con las comunidades como Madrid ,que cumplimos la Constitución con nuestros compromisos.

¿Considera que hay que aplicar ya el artículo 155?

Desde luego. A Cataluña tiene que volver la ley, tiene que volver el orden, la estabilidad y medidas como el 155 son necesarias, sí.

¿Hay base legal para hacerlo? 

Hay varias opciones para Cataluña. Entre otras, hacer un análisis fiscal como nunca se ha hecho y cortar absolutamente el grifo sin ningún tapujo a la fiesta independentista.

Ahora que han llevado a los CDR a la batasunización, ha llegado el momento de cortar la violencia. Ni un duro a los independentistas que estén alentando esa violencia en Cataluña y ni un duro a que las comunidades utilicemos el dinero de todos los españoles para crear división o para gestionar sentimientos.

Pero la coordinación con los Mossos ¿no demuestra que no hace falta siquiera aplicar la ley de Seguridad Nacional que pide Casado?

Desde luego, si se va cumpliendo… pero yo creo que es bueno que se aplique, de todas formas, para que los cuerpos de seguridad sigan caminando juntos bajo un mismo mando. Desde luego habría que plantearse la incorporación final de los Mossos para que vuelvan a depender del Ministerio del Interior, que vuelvan a estar unidos trabajando apoyados por el Gobierno de España y que evitemos que vuelva la descoordinación.

¿Qué opinión le merecen las últimas informaciones que señalan que los CDR reportaban su estrategia a Puigdemont?

Previsible. Son todo lo mismo.

"Esto es el PP de Pablo Casado y lo otro [la campaña de abril] era un ensayo". Jorge Barreno EL ESPAÑOL

Usted ha afirmado en ocasiones que “no gestiona sentimientos, gestiona recursos”.

Yo no puedo utilizar el dinero de todos los madrileños para que la sociedad madrileña sea afín políticamente a mí, ni puedo utilizar el presupuesto de todos los madrileños para que se sientan más madrileños y hacer causa madrileña y, así, ocultar otras cosas. Si yo hago florecer el sentimiento madrileño, lo siguiente será que empiece a haber peticiones de independencia y lo siguiente, sentimientos supremacistas de una comunidad autónoma sobre las otras.

Lo que tengo que hacer con el dinero que los españoles en Madrid nos dan a la comunidad autónoma es gestionar la sanidad, la educación, los servicios sociales y no hacer ingeniería social.

Yo gestiono para no crear un sentimiento regionalista de Madrid que luego sea victimista con otras comunidades o supremacista. Eso, a futuro, sólo puede provocar nuevos sentimientos de radicalismo o independentismo. Es fácil hacerse la víctima, utilizar el dinero para hablar de agravio, porque lo complicado es gestionar un presupuesto para que al final el dinero recaudado llegue en forma de mejores servicios públicos. Así es como gestiona la Generalidad del señor Torra y así nosotros.

¿Cuál es su balance de estos primeros meses de gobierno mano a mano con Ciudadanos?

Bueno... Me preocupa que hay un gran enemigo que yo no conocía ni esperaba que fuera así, que es el Gobierno de España en manos socialistas. Esperaba que el PSOE, como solo sabe gestionar miseria y pobreza, iba a de vez en cuando a dejarse ver, pero no esperaba que fuera a ser tan arribista con las demás comunidades autónomas, y después que lo fuéramos a tener enfrente de esa manera.

No nos ha recibido en ningún momento, no ha atendido a nuestras cartas… Ha estado todo el rato haciendo anuncios en los mítines electorales contra los intereses de las demás comunidades autónomas, utiliza sin pudor los medios públicos, utiliza sin pudor el CIS, los medios para moverse y para hacer campaña contra los demás partidos, incluso la exhumación. Todo lo que estamos viendo es un uso aberrante del poder para mantenerse después de las elecciones.

¿Qué le parece cómo se ha gestionado la exhumación de Franco? El PP es reacio a hablar de esos temas.

Yo no estoy a favor o en contra de este asunto. Estoy en contra de por qué el Gobierno hace esto y qué busca. Tengo claro que en España, en la Guerra Civil, hubo un tercer bando que era el de los españoles que no querían la guerra, igual que ahora hay un tercer bando que es el de los españoles que no están ni en contra ni a favor de Franco: lo único que quieren es respeto, normalidad y mirar hacia adelante, después de haber sellado un proyecto tan importante como fue la Transición.

La vicepresidenta en funciones da por hecho que también serán trasladados los restos de Primo de Rivera. ¿Usted también lo considera víctima de la Guerra Civil?

Van provocando. Van provocando para intentar que las encuestas les den. Ellos simplemente echan gasolina para ver si los demás partidos picamos el anzuelo. Es otro ejemplo más del uso aberrante, desmesurado, que hacen de los medios con fines electoralistas.

Hablando de otros anuncios que ha hecho el Gobierno de Sánchez: la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, ha comentado que armonizará los impuestos entre comunidades autónomas. Usted preside un Ejecutivo que ha hecho de la rebaja fiscal su mayor bandera.

Hoy [por el martes] ha dicho la otra ministra, Reyes Maroto, que Madrid es una comunidad desigual. Los mismos mantras del socialismo. El socialismo es el reparto equitativo de la miseria. Cuando gestionan empobrecen, suben los impuestos y por supuesto fomentan la división. Nosotros tenemos una comunidad pujante y la más rica de España, entre otras cosas porque llevamos dos décadas sin socialismo.

¿Pero cómo van a articular en este marco la bajada de impuestos?

Van a provocar por todos los medios que subamos los impuestos, y lo van a intentar a través del sistema de financiación, a través de amenazas... Van a hacer todo lo posible para que los subamos. Nosotros, a partir del año 2020 empezamos con las deducciones fiscales, que van a ser progresivas en otras muchas materias a lo largo de la legislatura, y en cuanto tengamos capacidad vamos a hacer esa bajada histórica de medio punto del IRPF en todos los tramos. Y además va a ser así, entre otras cosas, porque Madrid va a seguir liderando la creación de empleo y de inversión extranjera, y esto va a fomentar que más personas trabajen pagando menos impuestos.

"Ahora que han llevado a los CDR a la batasunización, ha llegado el momento de cortar la violencia". Jorge Barreno EL ESPAÑOL

¿Cuáles son las diferencias entre la campaña que llevó a cabo el PP en abril y la de ahora? Los protagonistas son los mismos, pero las encuestas auguran resultados diferentes.

Hemos tenido más tiempo para que nuestro proyecto se vaya asentando. Nosotros hemos ido siempre a rebufo del PSOE, porque el PSOE derrocó al Gobierno de Rajoy sin tener alternativa y nos cogió por medio un congreso.

¿Se ha moderado el PP?

No tiene nada que ver con la moderación. Nosotros siempre hemos defendido con vehemencia todo aquello en lo que creemos y en eso no hemos cambiado. Somos un partido moderado, de centroderecha, con unos estatutos donde se recoge precisamente ese centro liberal y reformista que siempre ha caracterizado a esta organización. Somos los mismos.

Los sondeos internos del partido dan por consolidados el centenar de escaños.

Yo veo normalmente lo que se van publicando y me quedo sobre todo con la tendencia, que es muy positiva. Hace mucho tiempo que dejamos atrás los cien escaños, por más que se empeñe Tezanos.

Según la media de las encuestas privadas, el PP crece a costa de Ciudadanos. Y el “socio preferente” del PP queda relegado a quinta fuerza.

A mí me gustaría que a Ciudadanos le fuera bien y que juntos pudiéramos formar el cambio.

La encuesta más ventajosa para el PP de las publicadas no da para una investidura de Casado. Si hubiera que elegir entre una abstención ante Sánchez y terceras elecciones, ¿sería partidaria de negociar con el PSOE?

Eso lo tendrá que ver Pablo Casado. Yo siempre he estado abierta a que en temas de Estado nos entendamos, y eso lo voy a seguir defendiendo. Pero es verdad que este bloqueo lo crea Sánchez y sólo él. Si no tenían mayoría para formar un Gobierno, ¿a santo de qué todo esto que estamos pasando desde hace dos años?

¿Sería diferente la situación política en España si hubiera mujeres al frente de los partidos? En esta ocasión, vuelve a no haber ninguna candidata a la presidencia del Gobierno.

No encuentro diferencia. Creo que no hay dos personas iguales: no creo que haya dos mujeres iguales o dos hombres iguales. Esto es una cuestión más de un presidente del Gobierno que no negocia con nadie, que bloquea todo, y una serie de partidos que intentamos hacer las cosas mejor. Creo que no hay diferencias. Pero sí es verdad que los hombres y las mujeres, igual que no hay dos mujeres iguales, tenemos cualidades distintas en algunos casos.

Es la única presidenta autonómica del PP; el resto son hombres.

Sí, pero no creo que sea mejor que Juanma Moreno o Alfonso Fernández Mañueco.

¿Qué diferencias encuentra entre el mensaje que está dando el partido en la nueva campaña con respecto a la anterior? Visualmente, es opuesta a la que se proyectó desde Génova en abril, con una estética radicalmente diferente, más joven, más fotogénica. ¿Esta es la manera de ensanchar las bases del partido?

Yo es que veo en esta campaña, más que nunca, a Pablo Casado. Porque ya ha tenido tiempo para asentar el proyecto, para reforzar su equipo, para empezar a implementar sus políticas en las comunidades autónomas en las que gobernamos. La anterior era una campaña que llegó pegándose con las autonómicas. Por lo menos, ahora hemos ganado distancia y tiempo para hacer las cosas a nuestra manera.

¿Entonces esta es la cara A del PP de Pablo Casado?

Es que esto es el PP de Pablo Casado y lo otro era un ensayo, porque no daba tiempo a poner en marcha muchas políticas. Era una antesala, pero en realidad y según pase el tiempo, Pablo Casado será mejor presidente porque su proyecto se irá conociendo mejor.

"El problema en Cataluña no es sólo una barricada o unas piedras, son los muros en las mesas de las familias". Jorge Barreno EL ESPAÑOL

¿Cuál es la salud del partido tras el vaivén de posiciones este verano, con enfrentamientos entre la dirección y los barones? Había miedo a unas nuevas elecciones.

Teníamos miedo a unas elecciones porque si el presidente del Gobierno considera que le convienen es por algo. Algo tenía guardado en la manga probablemente, ya fuera Franco o pensar que ondeando la bandera de España se le iba a solucionar lo de Cataluña.

Como el presidente del Gobierno está acostumbrado a trabajar con demoscopia, pensaba que jugando a su beneficio iba a conseguir algo. Entonces, claro, te preocupas. Pero el tiempo demuestra que se le ha vuelto en contra, y que utilizar de esta manera ostentosa el Estado a tu servicio se te puede volver en contra.

¿Qué le parece el salto al ruedo nacional de Íñigo Errejón?

Es el político más sobrevalorado que existe. No ha sido capaz ni un sólo día de ganarse el sueldo desde la Asamblea de Madrid y no suelta el escaño.

Acusó recientemente a Monasterio de “dejarla tirada”.

Sí.

¿Se puede depender externamente de un partido que la “deja tirada”?

Es lo que tengo. Intentaré buscar un acuerdo con ellos, porque no puede ser un socio de investidura y después darle todo el poder a la izquierda para que arrolle al partido político con el que has pactado esa investidura.

¿Ve a Vox en la ultraderecha, como les denominó Casado en una ocasión?

No, y hay gente muy coherente y muy sensata dentro del partido, pero es cierto que hay veces que se ponen en posiciones muy demagogas y populistas que crean tensión, división y que siempre frivolizan el debate.

¿Vería bien un Gobierno de Pablo Casado con miembros de Vox?

Vería bien que hubiera un Gobierno de Pablo Casado. Eso significaría que nos ha ido muy bien en las elecciones, desde luego.