La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado este martes que 30.000 madrileños se beneficiarán de las primeras bajadas de impuestos del nuevo Gobierno regional que entrarán en vigor el próximo 1 de enero de 2020 y que supondrán un ahorro de 16,4 millones de euros para los ciudadanos.

Noticias relacionadas

Díaz Ayuso ha recalcado que se trata del "inicio de la mayor rebaja de impuestos de la historia" a la que se comprometió en el debate de investidura de la Asamblea de Madrid, el pasado mes de agosto.

Las primeras deducciones fiscales del tramo autonómico del IRPF se dirigen a jóvenes para la compra de viviendas, estudiantes de grados universitarios, doctorados o máster y familias con personas en situación de dependencia en el hogar.

La presidenta regional lo ha explicado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, que ha conocido el informe previo al anteproyecto de ley sobre las tres nuevas deducciones fiscales.

Díaz Ayuso ha señalado que habrá "una cadena sucesiva de rebajas fiscales" que se irán anunciando a lo largo de toda la legislatura.

El documento ha sido presentado por la Consejería de Hacienda y Función Pública para su inclusión en el que será el primer proyecto de ley que envía el Gobierno regional a la Asamblea de Madrid.

Pendiente de aprobación

La intención del Ejecutivo madrileño es aprobar el anteproyecto de Ley en las próximas semanas, para que inicie su tramitación en la Asamblea de Madrid.

La entrada en vigor de estas deducciones será el 1 de enero de 2020 y los madrileños lo percibirán en la declaración de la renta del siguiente ejercicio (2021).

Para los ciudadanos que quieran cursar estudios superiores, el anteproyecto de ley propone la deducción del cien por ciento de los gastos por intereses de los préstamos concedidos para cursar grados universitarios, máster y doctorados en centros públicos, privados o escuelas de negocios, que permitan la obtención de un título oficial.

Los intereses serán deducibles cuando el beneficiario sea el propio contribuyente, su cónyuge o un descendiente a su cargo.

También podrán deducirse hasta 500 euros en la renta aquellos contribuyentes que tengan ascendientes mayores de 65 años o con discapacidad a su cuidado.

Esta medida perfecciona y complementa la deducción ya vigente para quienes conviven con personas mayores con quienes no hubiera tal relación.

Asimismo, para los jóvenes que quieran formar un hogar, la Comunidad de Madrid establecerá una deducción para la compra de la vivienda habitual, que alcanzará el 25 por ciento de los intereses de la hipoteca contraída, con un máximo de 1.000 euros anuales, hasta que cumplan los 30 años.

Según las estimaciones del Ejecutivo madrileño, las deducciones por el cuidado de personas en situación de dependencia supondrán un ahorro de 8 millones de euros para 16.000 familias, las deducciones por compra de vivienda implicarán un ahorro de 3,6 millones de euros para 6.000 contribuyentes y las deducciones para continuar los estudios generarán un ahorro de 4,8 millones de euros.