Francis Franco ha sido el nieto encargado de ejercer la portavocía de la familia tras la reinhumación de Franco. Mientras él atendía a los medios, otras dos descendientes del dictador extendían la bandera con el águila de San Juan que arropó el féretro en 1975.

Noticias relacionadas

Francis Franco, nieto del dictador, ha denunciado que miembros del Gobierno les han recluido en la cripta de Mingorrubio para “revisar” sus móviles y “comprobar” que no habían grabado la ceremonia. “Han cerrado la puerta y no nos dejaban salir”, ha especificado.

Cuando se le ha preguntado si habían tomado imágenes, ha esquivado la pregunta, aunque ha dicho que “estaban en su derecho”. A ojos de los Franco, “es una falta de respeto” que el Gobierno no haya permitido luz y taquígrafos en el traslado del dictador.

"Momento muy doloroso"

"No nos han tratado como deberían. Era un momento muy doloroso. Han requisado móviles”, ha insistido el nieto mayor de Franco.

La norma establecida por el Gobierno era precisamente esa: cámaras prohibidas tanto en el Valle de los Caídos como en el cementerio de Mingorrubio-El Pardo.

A primera hora de la mañana, según fuentes de Moncloa, el propio Francis trató de introducir la mencionada bandera en la Basílica de Cuelgamuros. Fue confiscada y depositada en uno de los vehículos que había trasladado a los Franco. Una vez recuperada, sí ha sido utilizada en la reinhumación.

En un comunicado impreso que Francis Franco ha repartido a los medios, tachan lo ocurrido de “profanación” y “atropello de derechos fundamentales”.

De momento, no ha trascendido el formato de la ceremonia. Francis ha respondido: “Eso pertenece al ámbito privado y familiar”. Pero sí se conoce algún detalle, como las homilías del abad benedictino, Santiago Cantera, y de Ramón Tejero.