El presidente del PP, Pablo Casado, ha pedido hoy al Gobierno que contemple la posibilidad de trasladar a los presos del procés a una cárcel que esté fuera de Cataluña, ante la posibilidad de que después de las elecciones generales del 10 de noviembre, la Generalitat inicie la tramitación de la excarcelación de los mismos.

Noticias relacionadas

[Siga en directo la última hora sobre Cataluña]

Así lo ha afirmado en los Desayunos Informativos de Europa Press el líder popular, quien se ha referido a una información del diario El Mundo en la que se afirma que el presidente Quim Torra tiene previsto iniciar ese camino tras el 10-N.

Casado, además, ha dejado claro que si llega al Gobierno, recuperará la competencia de Prisiones cedida a Cataluña por Felipe González y José Barrionuevo en 1983.

En este sentido, ha alegado que solo en los "narcoestados" y en las dictaduras se producen regímenes penitenciarios diferentes. En los primeros, porque son favorables a los delincuentes y en los segundos, porque perjudican a la disidencia. Además, ha recordado que si los políticos presos están en cárceles catalanas se debe a que así lo han decidido el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez y el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska.

Pero ha dejado claro que la intención del PP es que en España no haya ningún tratamiento diferenciado en materia de prisiones y por eso ha insistido en que si llega al Gobierno recuperará la competencia. "Lo que no puede ser es que los independentistas lleven las bridas" de lo que está pasando con los políticos presos en las cárceles de Cataluña, ha exclamado.

De hecho, el dirigente del PP ha aludido a la aplicación del 150.3 de la Constitución para una recuperación de esa competencia sobre Prisiones por parte del Gobierno. Esa norma señala que el Estado podrá "dictar leyes que establezcan los principios necesarios para armonizar" las normativas autonómicas, incluso en el caso de competencias atribuidas a las Comunidades. El artículo añade que para dar este paso debe haber una causa de "interés general" y que así lo aprecien por mayoría absoluta del Senado y del Congreso.

Los presos del 'procés' en la cárcel de Lledoners (Barcelona). EFE

Recuperar la competencia de prisiones

No obstante, mientras eso ocurre y por cuestión de plazos para cambiar la legislación penitenciaria, ha reclamado al Gobierno que diga que "tiene en su mano la posibilidad de trasladar a estos presos a otra cárcel, que dé un paso por delante, para no tener que hacerlo". "Si hoy se confirma la información de El Mundo a lo mejor el Gobierno tiene que solicitar el traslado a otra cárcel de los presos del procés", ha exclamado.

En este sentido, lo que pide Pablo Casado al Gobierno es que traslade a la Fiscalía que esté vigilante ante la posibilidad de que desde la Administración Penitenciaria catalana se conceda progresión de grado a los políticos presos, sobre todo, "después de que los dirigentes independentistas hayan dicho que estos tomarán el turrón en sus casas".

Pablo Casado quiere que la Fiscalía recurra estas progresiones de grado si se producen y ha recordado que el Tribunal Supremo es la última instancia de la que depende que esa progresión de grado se produzca.

Torra y Tsunami Democràtico

Pero el dirigente popular también reclama de la Fiscalía una investigación sobre posibles vínculos entre Quim Torra y su antecesor, Carles Puigdemont, con los CDR y con 'Tsunami democràtico' y que se busque si cabe aplicar la Ley de Partidos Políticos, que permite la ilegalización de formaciones si se demuestra su vinculación con la violencia.

En este caso, con la 'kale borroka' que se está registrando en las calles de Barcelona y de otros puntos de Cataluña, ha dicho Casado. "La Fiscalía puede actuar contra los violentos que han cometido atentados contra la autoridad, estragos, y puede actuar también en la investigación por posibles vínculos de Torra con el 'Tsunami democràtic', porque ahí se puede aplicar la Ley de Partidos Políticos", ha añadido.

Quim Torra y Pere Aragonés en el Parlament Efe

Ha añadido que hablar de 'kale borroka' puede tener un sentido positivo y preventivo, porque se sabe de antemano que un partido puede ser ilegalizado si se demuestra su vinculación con la violencia, o que los padres van a pagar los estragos provocados por los hijos como ocurrió en el País Vasco y Navarra, "cosa que me gustaría ver ahora".

Casado también ha pedido incorporar al Código Penal otros delitos como el de los referendos ilegales, que eliminó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, o el de rebelión impropia.

"Hablamos de que esto no se repita. Y no somos malpensados. Puigdemont, Torra, Junts y ERC ya han dicho que hay que volver a hacerlo y que la revolución y la independencia se produzcan de facto en las calles", ha denunciado Casado. "Si gobernamos, todo esto se hará para prevenir cualquier golpe nuevo", ha zanjado.

"¿La carta a Torra?, un requerimiento"

En esta misma línea, el líder del PP también ha denunciado que el presidente del Gobierno haya escrito finalmente una carta a Torra en la que le critica que no haya condenado la violencia ni apoyado a la Policía. A su juicio, la carta que del presidente del Gobierno tenía que contener únicamente el requerimiento a Torra para que cumpla sus funciones constitucionales o se le aplicará el artículo 155 de la Constitución.

La actitud de Sánchez, ha dicho, se debe a que está "más pendiente" de no perder votos y de no cerrar la puerta a un nuevo pacto con Junts y ERC, que le apoyaron para ser presidente en la moción de censura: "que no se olvide".

Tampoco ha compartido que Sánchez no cogiera el teléfono cuando Torra le llamó estos días pasados. En su opinión, debió contestar esas llamadas para decirle que rompe todos los acuerdos institucionales entre el PSC y los partidos independentistas, que los socialistas abandonan el Diplocat o el Consejo Audiovisual de TV3 y que va a tomar medidas. "Sinceramente, el apaciguamiento en la historia reciente de Europa no ha dado buenas muestras", ha agregado.