La crisis de violencia que se desató el pasado lunes en Cataluña ha alterado las rachas que atravesaban los distintos partidos políticos camino a las elecciones del 10 de noviembre. El principal perjudicado es Pedro Sánchez. Mientras, sus adversarios a la derecha -Vox, PP y Cs- han encontrado una tendencia al alza durante los últimos siete días. Así se desprende de este sondeo realizado por SocioMétrica para EL ESPAÑOL.

Noticias relacionadas

Pablo Casado es quien más crece -sólo 18 escaños le separan del PSOE, frente a los 57 del 28-A-, Santiago Abascal consolida sus apoyos -ya es tercera fuerza- y Albert Rivera frena su batacazo -aunque sigue quinto en la clasificación-.

El Gobierno socialista, acusado de "inacción" por sus contrincantes, habría caído esta semana desde los 128 a los 120 escaños. Por primera vez desde las elecciones del pasado abril, el PSOE lograría menos parlamentarios de los 123 que obtuvo entonces.

Pedro Sánchez todavía no ha viajado a Barcelona y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, no lo hizo hasta este sábado. De momento, su negativa a aplicar tanto el artículo 155 de la Constitución como la Ley de Seguridad Nacional -siempre según esta encuesta- estaría perjudicando electoralmente su proyecto.

El auge de Casado, acompasado a la consolidación de Vox y a la -aún leve- revitalización de Ciudadanos, sitúa al bloque de la derecha sólo dos diputados por detrás de las izquierdas -158 frente a 156-, aunque muy lejos de la mayoría absoluta -176-. Una circunstancia que, a tres semanas de los comicios, permite al conservador soñar con el vuelco.

Estas cifras se corresponden con el punto medio de la horquilla más probable pero, tomando los porcentajes de voto en su conjunto, explica Gonzalo Adán, director de SocioMétrica, podría hablarse de "empate técnico".

La sentencia del procés fue anunciada el lunes 14 de octubre, un día después del último sondeo publicado por este diario. Los datos de este artículo han sido recogidos a lo largo de la semana de la crisis, que se fue recrudeciendo conforme se acercaba el viernes.

El análisis de los partidos

Pablo Casado es quien más ha crecido en este clima. El líder del Partido Popular ha apostado por apoyar a Sánchez en la gestión catalana, pero cuidándose de marcar distancias con el presidente y exigiendo la puesta en marcha de la Ley de Seguridad Nacional. Esta consigna le habría reportado cinco escaños más, pasando de los 97 que tenía el 13 de octubre a los 102 actuales.

A tenor del tracking que SocioMétrica mantiene activo desde las elecciones del 28 de abril, el PP no ha conocido racha negativa. Si esta foto no variara, la situación de bloqueo le empujaría a tomar una de estas dos decisiones: permitir con su abstención la investidura de Sánchez o mantenerse en el "no". El presidente en funciones volvería al punto de partida: explorar un pacto a su derecha o echarse en brazos de los nacionalistas.

Albert Rivera, se deduce de esta encuesta, habría conseguido contener su caída. En la última semana, ha vuelto a situarse en los veinte escaños. Tenía 18. La cifra está todavía muy lejos de sus 57 diputados actuales -sería quinta fuerza en lugar de tercera-. La estrategia poselectoral habría pasado una seria factura a Ciudadanos, cuyo candidato trató de frenar la sangría con el regreso al centro: ya no hay veto al PSOE. Su caída inhabilita la mayoría absoluta que sí conformaba con Sánchez en abril. Ahora apenas suman 140 butacas en el Congreso.

Los dirigentes del partido liberal se afanan en hacer pedagogía de ese cambio -de momento, a tenor de estos datos, con poco éxito-, pero la crisis catalana ha volado por los aires los ejes del debate. Y en esta tesitura -detecta el sondeo- Rivera se hace fuerte. En la última semana, ha sido uno de los candidatos más activos, emprendiendo continuos viajes entre Madrid y su Barcelona natal.

Vox también se ha revitalizado en los días de crisis. Su ascenso, ya desde el pasado octubre, parece consolidado. A día de hoy, obtendría 34 escaños, diez más que el 28-A, dejando atrás a Ciudadanos y Podemos. La tendencia es positiva desde finales de septiembre. La solución de Santiago Abascal para el conflicto catalán pasa por aplicar el Estado de excepción. Un extremo que no comparte ninguna otra formación.

La última semana habría sido casi inocua en el electorado de Unidas Podemos. Suma apenas un diputado más que el lunes pasado. Otro tanto ocurre con Más País, la plataforma de Íñigo Errejón, que pasa de los cuatro a los cinco parlamentarios, superando así la barrera del grupo propio en la Cámara.

En la fotografía más amplia, no obstante, la tendencia de Pablo Iglesias es negativa. Si las elecciones se celebrasen ahora, se haría con 33 escaños, nueve menos que la última vez que se abrieron las urnas.